compartir en:

Luis Oscar, de 50 años, con domicilio en la colonia Jacarandas, de Cuernavaca, murió debido a los golpes que sufrió en la cabeza al caer de seis metros de altura en el interior de un jacuzzi, tras resbalarse y desplomarse de la azotea de una casa en un condominio, en donde se encontraba impermeabilizando el techo junto con su hijo Alberto, por lo que peritos del Semefo tomaron conocimiento y ordenaron el levantamiento del cadáver.