compartir en:

Verónica, de 18 años, quien tenía 7 meses de embarazo, murió tras agonizar unas horas en el Hospital General “Dr. José G. Parres” de Cuernavaca, luego de que recibiera un balazo en el pecho, cuando su pareja Eduardo, de 21 años, se encontraba limpiado su revólver y accidentalmente accionó el gatillo, en el interior de su casa en la calle Celestino Salazar, de la colonia Loma Hermosa, de Cuernavaca.