José Alfonso Castillo Aragón, persona de la tercera edad,  trabaja duro vendiendo dulces típicos de Morelos que el mismo elabora para seguir sobreviviendo, y ésta es su historia. 

“Soy dela comunidad de Huazulco que pertenece al municipio de Temoac, y llevo treinta años vendiendo dulces aquí en Cuernavaca, los comercializo los días viernes, sábado, domingo y lunes, el resto de la semana me dedico a elaborarlos, por ahora me encuentro en esta calle de Hidalgo vendiendo y también mi esposa Sabina Mendoza Vargas vende en una central camionera”

“Ahora en este tiempo de pandemia, causada por el virus del COVID-19, nos dijeron de repente que ya no podíamos seguir vendiendo nuestros dulces, así que nos fuimos a la quiebra, porque tuvimos que tirarlos al basura, perdimos mucho dinero y pues apenas nos vamos recuperando nuevamente y con la gracia de Dios pienso que vamos de nuevo a levantarnos; yo soy católico y allá en mi pueblo festejamos a nuestra santa patrona, la virgen de Santa Catarina, su festejo es el  25 de noviembre y se hace una feria y yo acompaño en esas fechas a mi familia, siempre voy a la iglesia a rendirle tributo a nuestra querida Virgen”

“Los dulces que preparo y vendo con mi esposa son alegrías, jamoncillos, palanquetas, tamarindo agridulces y de chile, pepitorias, guías de chocolate y amaranto, entre otros, yo aprendí a hacerlos después de no tener trabajo y por eso tuve que autoemplearme  y pues aquí me tienen, desde siete de la mañana y me retiro a las siete de la noche, vendiendo mis productos típicos de Morelos y nunca me ha pasado nada malo aquí en el puesto, yo respeto a toda la gente. Tengo tres hijos, pero ellos ya hicieron su vida; Areli Castillo Mendoza, es maestra y de aquí de la venta de los dulces salió para su carrera, Maricruz, tiene su negocio y finalmente, Luis Alberto, tiene un café interrnet  allá en la comunidad”

“Yo estudié sólo un año de primaria y pues aprendí a leer viendo cuentos como el Kalimán, Águila Solitaria y el libro Vaquero, sé escribir muy poco, pero sé hacer cuentas por necesidad, pues siempre he sido comerciante; también quiero decirles que siempre se mantengan trabajando, esto es disciplina y te forma como un mejor ser humano y sobretodo los jóvenes les digo que trabajen y verán que su suerte mejora, pues en estos tiempos los políticos son muy engañosos y nunca van a ir a darles costales de dinero, por eso hay que trabajar duro”, finalizó don José.

Fotos Galería: