Luego de dos meses y medio de la inauguración del Paso Express Tlahuica, el  12 de julio de 2017 ocurrió una tragedia. Dos personas muertas fue el saldo de un socavón que se registró en los carriles de sur a norte, a la altura de la colonia Chipitlán.

 

 

A dos años de la tragedia, el tramo carretero luce diferente, después de las obras que se realizaron debajo de los carriles con dirección a la Ciudad de México, se construyó un tubería de grandes dimensiones para evitar de nueva cuenta una experiencia como la que ocurrió ese día.

 

 

En un recorrido realizado por la mañana, se pudo observar que las autoridades colocaron unas mallas color verde, donde ya es imposible observar el arroyo de la barranca de Santo Cristo, los vecinos de la zona, incluso que denunciaron la tragedia, ya no habitan cerca de la zona donde se registró el socavón.