Río de Janeiro.- Polémica protesta por el fallo de los jueces se vio al final del combate de lucha olímpica, entre el mongol Mandakhnaran Ganzorig y el uzbeco Ikhtiyor Navruzov.

Ganzorig iba ganando cuando faltaban dos segundos y comenzó a celebrarlo, y acariciaba el bronce, lo que desbordó su alegría, pero los jueces castigaron su júbilo antes de tiempo y señalaron un punto de penalización que igualó el combate. Por decisión ténica, la victoria fue para el uzbeco.

La resolución enfadó a los a los entrenadores de Ganzorig, quienes frente a los jueces se quitaron la ropa hasta quedarse en calzoncillos ante los silbidos de los presentes; algunos a favor y otros en contra.

Por:DDM Redacción