CUERNAVACA, MORELOS.- María “N” huyó del Estado de Guerrero por la constante violencia a la que estuvo expuesta por parte de su pareja, así como temerosa de la inseguridad que allá se vive; todo ello le provocó ansiedad y depresión, trastornos mentales que la obligaron a mantenerse aislada.
El miedo que sentía por el alto índice de violencia que se registra en el lugar donde nació y creció la orillaron a salir huyendo, de tal manera, que dejó allá a sus hijos.
Tenía 35 años cuando llegó a Morelos y se instaló en Xochitepec para iniciar una nueva vida, pero notó algo extraño porque no podía salir a la calle, tenía miedo de que algo le sucediera, situación que le generó problemas porque debía trabajar para comer.
Después de meses, pidió ayuda en el centro de salud de su localidad, donde le diagnosticaron un trastorno mental.
Fue canalizada con un psicólogo, quien concluyó que presentaba cuadro depresivo y ansiedad, lo que le provocaba pavor de salir a la calle por temor a que algo malo le ocurriera.
En la Red de Salud Mental, de los Servicios de Salud de Morelos, fue atendida y durante ocho meses continuos recibió psicoterapia y tratamiento médico, lo que le permitió salir adelante y se reintegró a la vida productiva.
Posteriormente, sus revisiones era menos frecuentes y sólo para darle seguimiento.
La ayuda profesional y gratuita que halló en los SSM permitió a María salir adelante de la enfermedad mental que padecía sin saberlo, la cual al principio le provocó alejarse por completo de su familia, amistades, compañeros y todo lo que tuviera relación con el exterior.
Ahora, tiene trabajo y una vida normal que le permite caminar por las calles sin algún temor.

Por: MARCELA GARCÍA
[email protected]
 

TAGS EN ESTA NOTA:




Loading...