compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Al menos cinco de cada 10 habitantes del municipio de Cuernavaca se automedican con antibióticos sin conocer las consecuencias graves a corto, mediano y largo plazo, informó Norberto Ulises Sotelo Hernández, director de Salud Municipal.
El uso indiscriminado y abuso de los antibióticos es una práctica que se viene dando desde hace muchos tiempo, pero en estos últimos tres años ha incrementado esta mala cultura, dijo el funcionario municipal.
Señaló que el gremio de la medicina ha tratado de combatir esta mala conducta sobre la ingesta de medicamentos por las repercusiones médicas que tiene el automedicarse, sin embargo, por recomendaciones de los vecinos, el no acudir al médico especialista y comprar medicina sin receta médica se está convirtiendo en una mala práctica a pesar de las consecuencias.
Sotelo Hernández explicó que en la época invernal es cuando incrementan las enfermedades respiratorias, que en la mayoría son virales, es decir, no se requiere de tratamientos con antibióticos, estos padecimientos como el resfriado, gripa y otros, tiene que evolucionar de manera natural, sólo se debe de recetar medicamentos contra los síntomas.
Reconoció que lamentablemente muchos pacientes y médicos recetan pastillas o jarabes sin que la enfermedad lo amerite.
Las consecuencias de una automedicación tienen efectos secundarios que pueden dañar el aparato digestivo, el hígado y el riñón, dijo Norberto Ulises, el consumo de antibióticos degeneran y eliminan bacterias que el organismo necesita, lo que provoca que en otra enfermedad el paciente sea inmune y se tenga que recetar un medicamento más fuerte y costoso.
Además, de acuerdo con especialistas, el uso indiscriminado de antibióticos aumenta de una a dos veces el riesgo de desarrollar alergias como rinitis, asma bronquial o dermatitis atópica.
En este sentido, los niños son el grupo más vulnerable ante patologías de esta índole, pues con esta práctica se evita que su sistema inmune madure.

Mala práctica. A pesar de restricciones para su venta, la automedicación con antibióticos sigue siendo un problema recurrente.

Destruyen defensas naturales
Los antibióticos destruyen las bacterías benéficas que protegen al organismo alojadas en la flora intestinal, piel y mucosa nasal.

La falta de estas bacterias facilita el paso de elérgeneos (sustancia que puede inducir reacción de hipersensibilidad).
Esto genera una respuesta negativa que puede manifestarse como rinitis o alergia alimentaria.

Por: Carlos Soberanes / [email protected]