Toulouse.- El ciclista británico Stephen Cummings se coronó en la séptima etapa del Tour de Francia 2016, al escaparse del resto de competidores para cruzar la línea de meta en solitario con un cronómetro de tres horas, 48 minutos y nueve segundos.
Al finalizar el recorrido de 162.5 kilómetros comprendidos entre las localidades de L´Isle Jourdain y Lago de Payolle, el pedalista británico alzó los brazos por tercera ocasión en una “Gran Vuelta”, sumando a su vez la sexagésima tercera victoria para un ciclista de su país.
Para lograrlo Cummings se valió de una valiente escapada a 27 kilómetros de distancia de la línea final, aprovechando con velocidad los últimos siete de bajada, la cual desembocó en el Lago de Payolle.
Mientras tanto el liderato general de la competencia pertenecerá por tercera jornada consecutiva al pedalista belga Greg Van Avermaet, quien podrá resguardar el “maillot” amarillo con una ventaja en el cronómetro de cinco minutos y 50 segundos de distancia de sus perseguidores.
NTX