compartir en:

El pequeño Renato Alejandro, de 5 años, murió ahogado al caer accidentalmente a la alberca de una casa, ubicada en la avenida Subida a Chalma, de la colonia Ruiz Cortines, de Cuernavaca, en donde trabajaba su madre Dolores como empleada doméstica, quien dejó al niño jugando en el patio mientras hacia el aseo de la vivienda, por lo que luego de unos minutos salió y lo encontró sumergido en la piscina, por lo que lo sacó y pidió el apoyo de paramédicos, pero ya estaba muerto.