La ubicación de San Luis Potosí le ha permitido aprovechar las condiciones climáticas y de suelo en cada una de las cuatro zonas que conforman la entidad, con la ventaja de producir una variedad de cultivos, como caña de azúcar, chile y tomate, este último ocupa el segundo lugar en exportaciones de este producto.

El delegado estatal de la Sagarpa, Gastón Santos Ward, destacó que el mundo ha vuelto los ojos a San Luis Potosí por ser ya un referente nacional en la producción de tomate y que actualmente el nivel de producción que se ha tenido lo ha posicionado como el tercer estado productor de este producto y el segundo exportador en el país.

En entrevista, el funcionario de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) habló a Notimex sobre el sector agroalimentario en México, el cual se encuentra en su mejor momento.

 “Esto significa que desarrollamos una producción agroalimentaria buena, posicionándonos como uno de los mejores países en el mundo para cultivar alimentos”, expuso.

Consideró que la riqueza del país está en cada uno de sus estados, que han puesto a México en los primeros lugares a nivel mundial en producción de artículos, como el tequila, chile, huevo, limón, aguacate y cerveza, y “ocho de cada 10 aguacates que se consumen en los Estados Unidos son mexicanos”.

Santos Ward expuso que uno de los objetivos del secretario federal de Sagarpa, José Calzada Rovirosa, es aperturar nuevos mercados para los productos de México “el 80 por ciento de lo que se exporta es para los Estados Unidos”, por lo que se está busca comercializar los productos en otros países del mundo.

Respecto a los productos líderes en San Luis Potosí, manifestó que está la caña de azúcar, el chile seco y el tomate, los cuales dejan derramas económicas muy importantes para el estado.

“Los cultivos más fuertes que tiene San Luis Potosí son la caña de azúcar, el chile y el tomate, se tienen aproximadamente dos mil 700 hectáreas de estos productos, de las cuales mil hectáreas son de agricultura protegida, con lo que establece la posibilidad de exportar esos productos”, detalló.

Ek funcionario expresó que el estado cuenta con más de 90 hectáreas de caña, con un valor de producción del que viven 12 mil familias, "gracias a esta labor somos el tercer lugar nacional como productor de la caña de azúcar, que en su mayoría se da en la zona de la Huasteca".

En cuanto a la producción de chile, "San Luis ocupa el cuarto lugar nacional, el municipio de Villa de Ramos es el tercer productor de esta especie a nivel nacional; incluso, aquí se ha cultivado una variedad que es exclusiva de la zona. que se llama “VR” por las siglas del municipio y que ha tenido aceptación en el mercado", dijo.

El delegado estatal de la Sagarpa destacó que el mundo ha vuelto los ojos a San Luis Potosí por ser ya un referente nacional en la producción de tomate y que actualmente el nivel de producción que se ha tenido lo ha posicionado como el tercer estado productor de este producto y el segundo exportador en el país

Hoy, el estado potosino es tomatero gracias a la gran cantidad de invernaderos y negocios de agricultura protegida que han llegado a la entidad, lo que permiten una estabilidad y calidad mayor en los tomates que se producen, y del cual el 80 por ciento de la producción es para exportación a países como Canadá y Estados Unidos.

“Dentro de estos grandes productores de tomate se encuentra el Centro de Producción Santa Rita, S.A. de C.V., que de la mano de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario y Recursos Hidráulicos (Sedarh) se ha caracterizado por su innovación y tecnología"m indicó.

El invernadero cuenta con ocho naves de 5.2 hectáreas cada una, en total se cuenta con 42 hectáreas en donde se produce tomate de especialidad gourmet, desarrollado con los más altos estándares de calidad e inocuidad, que son exportados en un 80 por ciento a países como Estados Unidos y Canadá, y una mínima parte es para el país oriental de Japón.

Santa Rita está ubicada en el kilómetro 3 Camino a Santa Rita-San Vicente, en el municipio de Río Verde, aquí se cultivan las mejores especies de tomate bajo los más estrictos controles de calidad, como los tomates campari, sweet, sima, entre algunos.

El ingeniero Antonio Segura explicó que durante el ciclo agrícola anterior se obtuvo una producción total de 10 mil 200 toneladas, por lo que se proyecta que para este año la producción sea similar o superior a la anterior, al obtener 10 mil 450 toneladas.

Por estas características han ganado por quinta vez el “Best Snacking Tomatoes”, certificado de calidad a los mejores tomates gourmet 2017 de América Latina, premio que les fue otorgado hace unas semanas.

Detalló que la siembra de la planta de tomate inicia en junio con la plántula injertada que ellos mismos mandan a hacer y tarda entre ocho y nueve semanas para la cosecha, hasta junio del año siguiente.

Aseguró que los cuidados que requieren estas plantas deben ser diarios, entre los que están la regulación y control de clima dentro del invernadero, la inyección de CO2 y el fertirriego que consiste en la aplicación de fertilizantes a los cultivos a través de los sistemas de riego presurizados o por goteo, para ello se cuenta con pozos de agua y 8 depósitos de captación de agua de lluvia.

Otro cuidado es la inocuidad, para ello tienen certificaciones que avalan sus procesos de producción, también se supervisa el tamaño, la coloración, su consistencia y que no lleve marcas el producto, pero sobre todo se cuida el sabor de sus variedades en las que se les pide de 7 a 8.5 grados brix.

El control climático se mantiene bajo vigilancia todo el año, pero se supervisa má su temperatura en temporada de invierno, en donde se mantiene la producción del tomate a temperaturas mínimas de 14 grados lo cual se logra a través de calderas de agua caliente.

Entre las plagas que atacan estos invernaderos están la mosca blanca y los trips, que son los que generan algunas virosis entre los plantíos, en cuanto a las bacterias que los dañan está el Clavibacter michiganensis y los hongos que llegan a dañar las plantas, las hojas y los frutos.

Se hace un control integrado de plagas, en donde se manejan productos única y exclusivamente que han sido autorizados por la Food and Drug Administración (FDA) de Estados Unidos, que cada año les hace llegar un listado de los productos que se pueden ocupar para erradicar las plagas.

Cada planta de tomate llega a crecer alrededor de 13 metros y se obtiene de ellas en promedio de 34 a 38 racimos por año, durante las 38 semanas de producción.

Una vez que se ha cortado y separado por color el tomate se sube a una unidad y se lleva el producto al área de empaque, aquí se distribuye en cada una de las líneas donde un grupo de mujeres les da su proceso de empacado.

Posteriormente se colocan en cajas de 8 a 10 piezas las cuales son estibadas en tarimas de madera que cada una lleva alrededor de 130 cajas y pasa al área de flejado, en donde se capturan los datos de rastreo, peso, la variedad que se está enviando y su presentación.

A la semana sale un aproximado de 350 a 380 toneladas de tomate, mismas que en su mayoría son enviadas al centro de distribución en la ciudad de Detroit, en los Estados Unidos y otras se mandan a la bodega de Laredo, Texas, de donde se mandan directamente a las instalaciones de clientes como Cotsco, Walmart y otras cadenas de centros comerciales.

Otro productor de tomate en invernadero es el Huevo, ubicado en el municipio de Villa de Arista, el cual cuenta con 12.5 hectáreas y tiene una producción de dos millones 600 mil kilogramos, que junto con el de Santa Rita, tienen la calidad necesaria para mantener a San Luis Potosí como uno de los principales estados productores de tomate en el país.