Cuernavaca.- Han pasado poco más de siete años desde que Víctor Verónica Ramos decidió dejar todo por el futbol. Desde entonces se ha encargado de ir acercándose más a su único sueño: debutar en la Primera División de México.

A su corta edad, el jugador morelense se integró al Club Pachuca en el año 2010, institución que lo arropó durante sus primeros años, por lo que el estar lejos de su familia y de su tierra le han dado una mayor enseñanza en la vida.

“He madurado mucho desde el día en que me fui, pues el estar lejos me ha enseñado a valorar a mi familia y lo que tengo, además de que debo disfrutar cada momento que me ha dado el futbol.

“(El futbol) me ha dado grandes momentos y como todo, en ocasiones, también le he sufrido”, dijo en entrevista.

En entrevista, Víctor, originario de Acatlipa, Morelos, aún recuerda cómo fue el día que decidió salirse de su casa, momento en el que combinó sus sueños con los miedos.

“Llevaba muchas ilusiones, metas y objetivos y también mucha incertidumbre, no sabía que iba a pasar, con quien me iba a topar en esta carrera.

“No tenía idea del mundo al que iba a llegar, pero iba muy ilusionado siempre con la esperanza de hacer bien las cosas y de llegar a Primera División”, recordó a Diario de Morelos.

Nueva oportunidad

Sin embargo, el morelense estuvo muy cerca de vivir un episodio negro en su vida y en su carrera, ya que hace unos días el equipo de la Piedad, actual club de Víctor, sufrió un accidente  automovilístico, lo que reforzó más su valor a la vida y su agradecimiento al equipo michoacano.

“La verdad nunca me había tocado algo tan cerca, le agradezco a Dios que no fuera ese día. Lo tomo como una segunda oportunidad para saber por qué estoy aquí, valorar lo que tengo ahora y seguir luchando por mis objetivos dentro y fuera de la cancha.

“Ahora me siento muy bien, muy contento desde que se me dio la oportunidad de llegar a Reboceros sabía que hay jugadores con mucha experiencia que ya jugaron en Primera y la Liga de Ascenso.

“Me ha sido fácil adaptarme a la ciudad, donde la gente es muy arraigada al futbol y nos apoya, nos ven en la calle nos saludan y nos reconocen que somos futbolistas de la Piedad”, comentó Víctor quien venía de jugar con el FC Satélites.

Finalmente, el tlahuica aceptó el reto de la Piedad, porque al igual él y su carrera, el equipo tiene la mira puesta en el máximo circuito.

“Lo veo muy sólido (el proyecto) tiene buenos inversionistas, se tiene la meta firme de llegar a Primera División y ese es el primer objetivo que tiene el equipo”, concluyó.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...