LAREDO, TEXAS.- Mónica Yvonne Domínguez y Gerardo Zavala Loredo, los padres de Rebecca Zavala, la niña que fue encontrada sin vida y en una tina con ácido en un departamento de la calle Jefferson en Laredo, Texas salieron libres bajo fianza al pagar 30 mil dólares.

Leticia Martínez, jueza alterna firmó la orden para que ambos estén en libertad, mientras se lleva a cabo todo el proceso.

Mónica y Gerardo fueron  acusados de alterar evidencias físicas y de manipular un cadáver, por lo que fueron trasladados a prisión, de donde fueron liberados en menos de 24 horas, tras pagar una garantía del 10 por ciento de las fianzas de 175 mil y 125 mil dólares, respectivamente.

La decisión de la magistrada enardeció aún más a la sociedad fronteriza, debido a que los dos padres acusados tienen estrechas relaciones familiares en el lado mexicano y se teme no regresen a Laredo para que enfrenten el proceso penal en su contra.

Los restos de Rebeca fueron encontrados por los agentes dentro de un tambo con ácido.

De acuerdo a la versión de ambos señalados, la niña se ahogó en la bañera, luego de un descuido, por lo que habrían puesto a la menor en el ácido con el fin de borrar evidencias.

Información de los vecinos señala que la pareja vivía en constantes conflictos, adictos al alcohol.

 

Ambos se encuentran aún pendientes de que se les notifiquen otros cargos como el de homicidio en primer grado o capital por esta muerte, por parte de la Fiscalía de Distrito.

De ser así, entonces volverían a ser arrestados, si se encuentran aún en Laredo.

Ciudadanos se han manifestado en las redes sociales y exigen justicia a las autoridades de Laredo.