Andrés Granier, exgobernador de Tabasco, salió este viernes poco antes de la una de la tarde del Reclusorio Sur de la CDMX para cumplir prisión domiciliaria en su casa de la alcaldía Coyoacán; sólo podrá salir cuando requiera atención médica. La defensa argumentó que el exgobernador, que estaba internado en la Torre Médica del penal de Tepepan, sufre problemas de salud, además de que ya tiene más de 70 años.

Miguel Romero, abogado del exgobernador, explicó a la agencia Efe que Granier Melo se encuentra “bien” y que estuvo esperando desde la madrugada a que la Policía Federal acudiera al penal para su traslado.

El convoy que trasladó a Granier Melo hasta su domicilio particular fue escoltado por unos elementos 15 de la Agencia de Investigación Criminal. También iba acompañado por personal del Reclusorio Oriente, donde estuvo internado antes de ser trasladado a la Torre Médica del Reclusorio Sur de la Ciudad de México.

El pasado 7 de enero, el juez cuarto de Distrito del estado de Tabasco determinó que el exgobernador podía continuar su proceso por peculado en prisión domiciliaria.

Tras permanecer seis años en el penal de Tepepan, el exgobernador queda bajo prisión domiciliaria en su residencia ubicada en la Ciudad de México.

Andrés Granier terminó su administración y dejó una crisis en el sistema estatal de salud, los hospitales no tenían recursos para adquirir medicamentos y materiales quirúrgicos; miles de pensionados y burócratas exigían el pago de sus pensiones y sueldos que no fueron pagados. Además, proveedores del Gobierno del Estado reclamaban el pago de los bienes y servicios prestados.

Granier Melo salió de Tabasco antes de que terminara su administración y no se presentó a la ceremonia de traspaso del Poder Ejecutivo en el Congreso local.

En 2013 el exgobernador de Tabasco fue notificado de dos órdenes de aprehensión por presunta comisión de los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal.

En marzo del 2018, Andrés Granier Melo fue condenado a diez años, diez meses y quince días de prisión por el delito de peculado. El juez absolvió al exmandatario del delito de ejercicio indebido del servicio público en pandilla.

Aún hay procesos judiciales pendientes en contra del exgobernador Andrés Granier, ante los cuales su defensa presentó amparos y está en espera de las resoluciones.

En 2017, un Tribunal Colegiado concedió al exgobernador de Tabasco un amparo contra el auto de formal prisión por el delito de defraudación fiscal agravada. Además, ordenó emitir una nueva orden de auto de formal prisión debidamente fundamentada y motivada.