Hasta finales del siglo pasado, para evitar que el recibo del teléfono llegara demasiado caro debido a que la tarifa, en ese entonces, era elevada, al aparato se le colocaba un candado.
Actualmente, con el desarrollo de teléfonos inteligentes, proteger la intromisión de terceras personas en los aparatos sólo consiste en plasmar tu huella digital.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...