Los anticonceptivos son métodos creados y diseñados para que los usuarios puedan disfrutar de su sexualidad sin la preocupación de un embarazo no planeado o de alguna infección de transmisión sexual como en el caso de los preservativos, aunque para muchas mujeres es una de las decisiones más difíciles de tomar, de acuerdo a algunos estudios, tardan hasta 10 años después de iniciar su vida sexual en elegir un método.
Algunas de las razones por las que las mujeres postergan la elección de un método anticonceptivo son los mitos alrededor de ellos, aumento de peso o acné, cambios de humor o descompensación hormonal, entre otros. Afortunadamente, a lo largo de los años, los métodos han evolucionado de tal manera que se pueden adaptar a los diferentes estilos de vida.
Actualmente encontramos gran variedad,  desde diferentes aplicaciones hasta hormonas biológicamente idénticas a las producidas por el organismo femenino. En esta ocasión me gustaría comentarte sobre tres métodos hormonales  que son novedosos y se adaptan a las distintas  necesidades de la mujer actual.
Para mujeres de vidas muy activas y horarios irregulares existe el anillo anticonceptivo; se coloca en la vagina y se deja durante tres semanas que es cuando se saca por una semana para que llegue el periodo menstrual y después se coloca un nuevo anillo. Es muy  fácil de usar y no requiere preparación previa para su aplicación; es discreto y práctico para usar en la playa o en actividades deportivas. Debido a su aplicación vaginal, las hormonas que secreta no pasan por el tracto digestivo o por el hígado; además, la cantidad que libera es muy baja y continua logrando que los efectos como dolor de cabeza o de mamas sean menores.
Otra opción es el implante subdérmico, éste es un método de larga duración recomendado para aquellas mujeres que desean postergar los embarazos durante un largo periodo, ya que tiene una duración hasta de tres años; consiste en una varilla del tamaño de un cerillo que el médico coloca debajo de la piel en el brazo de la mujer, la hormona que contiene es la progestina y la libera lentamente. Además de discreto este método garantiza efectividad ya que es independiente del uso correcto y consistente de la paciente. Al ser libre de estrógenos puede utilizarse durante la lactancia.
Por último, una píldora anticonceptiva, pero con características muy específicas e innovadoras, como el uso progestágeno altamente selectivo y estructuralmente similar a la progesterona y el estradiol, un estrógeno que es biológicamente idéntico al estrógeno endógeno que produce la mujer, por esta razón es que es más fácil de asimilar causando un efecto  neutro en peso y acné, además de lograr ciclos más cortos y ligeros. Su presentación es de 28 píldoras, 24 activas y 4 placebos, en cuanto se termina la caja al día siguiente se debe empezar con una nueva, este esquema ayuda a la usuaria a crear un apego y así garantizar su efectividad anticonceptiva.
Ahora que ya conoces opciones anticonceptivas, acércate con tu médico de confianza, juntos pueden elegir el más adecuado haciendo un análisis de tu estilo de vida y tus  necesidades anticonceptivas. 
Recuerda que una correcta planeación de los embarazos permite a las mujeres y a sus parejas disfrutar las distintas etapas de su vida.

Por Dr. Fernando Pineda*
Es Médico Cirujano egresado de la Facultad de Medicina de la UNAM, con especialidad en Ginecología y Obstetricia. Cuenta con un postgrado en Uroginecología por el Hospital Español

 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...