compartir en:

Río de Janeiro.- El clavadista mexicano Rommel Pacheco pagó caro algunas fallas y acabó séptimo en la final de trampolín de tres metros en Río 2016.

Con una puntuación de 451.20, el yucateco se quedó fuera del podio, donde el chino Yuan Cao se adjudicó el oro, seguido del británico Jack Laugher y del alemán Patrick Hausding, en ese orden.

Tras no asistir a Londres 2012 y decidir cambiar la plataforma por el trampolín. Pacheco Marrufo buscó la revancha olímpica en suelo brasileño, donde sobresalió en preliminares y la semifinale, en la que acabó en el segundo sitio.

Sin embargo, en la gran final por las de medallas, ejecutó los dos primeros saltos con baja calificación, con una entrada desviada que los jueces penalizaron sin dudar.

En su primera oportunidad fue calificado con 45.90, el tercer clavado más bajo de todos, algo que el mexicano pagó caro, aunque cerró con dignidad, en su rostro siempre reflejó que desde el comienzo había dejado ir el podio.

Tras su falla en el primer clavado de tres vueltas y media inversas en posición C con 3.4 de grado de dificultad, Rommel Pacheco ya no tenía permitido equivocarse más, pero en su segundo clavado prácticamente se despidió de las medallas, un golpe muy fuerte cuando todavía faltaban cuatro ejecuciones más.

En su tercer intento, demostró su poderío, tarde pero con orgullo sumó 86.70 con un salto de dos vueltas y media al frente en posición B para dejar el último lugar entre 12 participantes.

Para el tricolor perder 40 puntos tras sus primeros saltos fueron vitales para alejarse de las preseas, necesitaba que los otros participantes, sobre todo los punteros, fallaran, pero eso no ocurrió.

El yucateco cerró con calidad, sumó 96.60 de calificación en una ejecución de cuatro vueltas y media al frente para culminar en el séptimo peldaño de la tabla general con 451.20, por los 547.60 puntos del chino Yaun Cao.