Robson de Souza, conocido como Robinho, el delantero brasileño de 33 años que zigzagueó la banda del Real Madrid, el Manchester City o el AC Milan mientras asombraba a Europa con su facilidad de regate, ha sido condenado por la sección novena del tribunal de Milán a nueve años de cárcel por una violación en grupo a una joven albanesa cometida el 22 de enero de 2013 en una discoteca lombarda. En aquella época formaba parte de la plantilla del AC Milan, en la tercera de sus cuatro temporadas como jugador rossonero. Según se recoge en la sentencia, el asalto sexual a la joven lo hizo en compañía de otros cinco hombres brasileños. No era la primera vez que el brasileño era acuado de violación.

La resolución judicial, que también obliga a indemnizar a la víctima con 60.000 euros, señala que los seis hombres “abusaron de las condiciones de inferioridad psíquica y física de la persona agradedia, que había tomado sustacias alcohólicas, con el agravante de haberle dado de beber hasta que quedó inconsciente y fue incapaz de oponerse”. Según señala La Stampa, el grupo llevó entonces a la chica hasta el guardarropa del Sio Café, en Milán, donde se pudieron consumar “múltiples relaciones sexuales” sin que ella fuera capaz de resistirse.

Robinho, que actualmente consume su fugaz carrera en el Atlético Mineriro de Brasil, llegó al Milan en la temporada 2010/11 procedente del Santos, donde había jugado un curso después de dejar el Manchester City. Militó en el club inglés entre 2008 y 2010, después de haber pasado por el Real Madrid, club en el que estuvo cuatro temporadas, desde la 2005/06 hasta la 2008/09. En enero de 2009, recién llegado al Manchester City, el delantero brasileño ya fue investigado por una presunta agresión sexual presuntamente sucedida en un club nocturno en Leeds. Fue interrogado por la policía de West Yorkshire y a continuación quedó en libertad bajo fianza, después de negar las acusaciones. En abril la Policía decidió no continuar por el caso y Robinho no fue juzgado por aquel caso.

La violación de Milán sí fue investigada a fondo. La Fiscalía pidió el arresto del fubolista en 2014, pero la medida fue en primer instancia rechazada por la juez. La pena solicitada por la acusación pública, representada por, Stefano Ammengola, fue de 10 años de cárcel. Durante el proceso, se pudo escuchar también a la víctima de la violación, que confirmó las acusaciones delante de los jueces y aseguró que conocía al futbolista y que había acudido a la discoteca con dos amigas más que se habían marchada cuando los seis agresores la emborracharon hasta "perder el conocimiento". 

Un amigo de Robinho también ha sido condenado a 9 años de cárcel por participar en los mismos hechos mientras que el proceso contra los otros cuatro sujetos ha quedado suspendido al no conocerse su identidad y paradero. Robihno tiene ahora la posibilidad de apelar ante dos instancias más y, según confirmó una fuente legal a Reuters, Italia no pedirá la extradición del futbolista hasta que agote las vías de recurso. Pero, de momento, el futbolista niega las acusaciones y asegura que tomará medidas legales para defenderse de esta condena en primera instancia.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...