compartir en:

Cuernavaca.- Con un estupendo cierre de año es como despide este 2016 el nadador morelense Roberto del Río, y con metas claras al 2017.

Pese a que Roberto no inició de la mejor manera este año, el segundo semestre significó de grandes alegrías para el morelense, quien ya también tiene sus planes para el 2017.

“Fue un año lleno de triunfos y algunas derrotas. En febrero tuve la derrota en selectivo para Río 2016; iba muy bien preparado pero algo en la cabeza me traicionó, nadé horrible y casi dejaba de nadar, pensé ya no sirvo para esto”, dijo, al asegurar al mismo tiempo que fue gracias a su familia y entrenadores que regresó a la actividad.

El destino le tenía preparado algo mejor, pues fue nominado y ganador del Premio Estatal del Deporte 2016, lo que mostró que vivió más triunfos que alegrías este 2016, mismos que espera repetir para el siguiente año.

“Empezamos mal, pero se fue mejorando para cerrar con broche de oro el año.

“Me costó trabajo, hablé con mis papás y entrenadora y me fije nuevas metas, que se terminaron cumpliendo este año. Ahora, el próximo, quiero ir al Mundial de Hungría, Panamericanos, Centroamericanos y la meta al final de este ciclo es Tokio 2020”, aseguró. 

Finalmente, el originario de Cuernavaca, Morelos, nos platicó como celebrará en este año nuevo, el cual será distinto a muchos otros.

“La pasamos en la casa con toda la familia cenamos y hacemos intercambio de regalos, pero este año mi hermana está en España y mi mamá no la pasará con nosotros.

“Pero bueno, algo que hago en estas fechas sí es lo de romper la dieta, me gusta comer pavo romeritos, pierna y de todo”, subrayó.

Por: Diego García
[email protected]