compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Trabajadores del área operativa del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC), señalaron que esta temporada de lluvias pondrá a prueba a las cabezas del organismo, para saber si tienen o no la capacidad para ocupar esos cargos, empezando por su director general Alessandro Inoccenzi Silenzi, el área operativa y técnica.
En el SAPAC se prevé el incremento de los reportes y quejas por fugas durante la temporada de lluvias, ante la disminución en el consumo del líquido, principalmente para el riego de jardines, de acuerdo con personal operativo del organismo descentralizado del Ayuntamiento capitalino.
De acuerdo con los trabajadores, en los meses de mayo a septiembre, periodo que comprende la  época de lluvias, se reporta un incremento significativo de daños por la intensidad con la que corre el agua  en las tuberías, debido a que aumenta la disponibilidad natural de agua.
Señalaron que además los usuarios disminuyen su consumo y  se incrementa la presión y que esa es la razón para que las añejas tuberías colapsen y se presente más reportes, por lo que se tienen que intensificar los trabajos.
“Esta temporada de lluvias pondrá a prueba la capacidad o la incapacidad de los jefes, ya que por un lado, han destrozado la cadena de mando que se tenía en el organismo, que bien o mal, permitía responder a las fugas que se presentan y que en las lluvias se incrementa hasta en un 70 por ciento”, señaló Joel “N”, trabajador del organismo.
En el 2015, de acuerdo con la información dada a conocer, hubo 2 mil 400 reportes, lo que representa entre 15 y 20 reportes por día, mientras que en invierno o durante el estiaje, el promedio de reportes por fugas es de 10 diarios.

10 reportes de fugas se presentan al SAPAC en invierno y estiaje.

15 a 20 son los que se presentan en temporada de lluvias.

Para muestra. La falta de capacidad del sistema de agua capitalino ha quedado de manifiesto en la fuga de bulevar Juárez; han pasado los meses y no se ha podido detectar su origen.

 

Por:  Rogelio Ortega /  [email protected]