Seis policías estatales fueron retenidos durante aproximadamente una hora por pobladores de Huexahuaxco, en Ocuituco, quienes les arrojaron piedras para dañar las patrullas, tras intentar detener a unos presuntos robacoches que escapaban con un taxi que presuntamente habían hurtado minutos antes, pero gracias al diálogo del alcalde de Ocuituco, Hugo Bobadilla, fueron liberados minutos después.