compartir en:

Xochitepec, MORELOS.- Diana Monserrat es la joven de 14 años que fue agredida por 5 mujeres en la Unidad Morelos. Las lesiones que tuvo a consecuencia de la golpiza la llevaron al Hospital del Niño Morelense, donde permaneció 14 horas, entre estudios y exámenes para diagnosticar esguinces en su cuerpo.
Relata lo sucedió el lunes, y el por qué de la agresión de las jóvenes vecinas y alumnas de la Secundaria Técnica 37, donde cursa el segundo año.
Comentó que el origen fueron celos, debido a su lejana amistad con el novio de la agresora, “ya ni le hablaba, íbamos juntos en el kínder, me acusade que yo le mandaba mensajes, hasta él mismo, cuando pasó esto, dijo que no era”.
 Días antes, recibió amenazas en Facebook, asegurando que la buscarían para golpearla, “Publicaban que me iba a golpear con más chavas”.
 “No había salido para nada, sólo a comprar, cuando me di cuenta estaban esas chavas ahí, entonces, Abigaíl empezó a decirme que me parara, que si no, me iban a parar todas,  y me arrebató el teléfono, lo azotó y me lo quebró, me llené de coraje; nos empezamos a pelear, y al momento de que terminaron de grabar levanté  mi teléfono y fue cuando me empezaron a pegar las demás”, dijo.
Señala que de las cinco agresoras, una estudia en la misma secundaria, en segundo grado, y otra cursa estudios en una preparatoria cercana.
“Después, mi hermana fue por mí y me trajo a la casa, estuvimos esperando a mis papás”.
“Más tarde, mis papás fueron a hablar con la mamá de la chava, que también vive en la unidad, no me podía mover porque tenía lastimado mi cuello. Salió la señora diciendo que su hija se encontraba en clase de zumba, después llegó la patrulla y su mamá cerró la puerta”.
Diana permanecía en su casa, hasta que llegó una ambulancia con paramédicos que le brindaron atención, para después trasladarla al Hospital del Niño Morelense.
“Ahí me dijeron que tengo lastimada la columna y un esguince de segundo grado. Salí el martes a las 2 de la tarde, desde la 1 de la mañana que había ingresado”.
Después, Diana fue llevada a su casa, donde días después, recibió la visita de amigos y compañeros.
“Me enseñaron un mensaje donde hicieron un Facebook de que me pegaron, diciendo que gracias por la golpiza, están haciendo cuentas falsas a mi nombre”, concluyó.

 

Por:  Guillermo Tapia Rocha  / [email protected]