La Cámara de Diputados avaló modificar la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente para prohibir la comercialización de animales de compañía o mascotas en la vía pública, mercados, tianguis, puestos semifijos, permanentes, temporales o ambulantes.

El dictamen avalado con 271 votos y que reforma el Artículo 87 Bis 2 precisa que se entenderá por animal de compañía o mascota el ejemplar de cualquier especie de fauna que, por su comportamiento o conducta natural, pueda convivir con el hombre en un ambiente doméstico.

El documento enviado al Senado de la República para sus efectos constitucionales excluye de esta definición a las especies exóticas invasoras y las destinadas al consumo.

Refiere que pese a los avances alcanzados en la regulación para lograr un trato digno y respetuoso de las mascotas existen rubros que aún no se han atendido, tal es el caso de la comercialización de esos animales.

El animal que tiene mayor presencia en las casas es el perro con 87 por ciento, seguido de los gatos con 23 por ciento; se tiene conocimiento que en 2015 en México había más de 23 millones de perros y gatos, de los cuales 30 por ciento son de hogar y el restante estaba en situación de calle.