CUERNAVACA, MORELOS.- En el taller de restauración del Centro INAH Morelos, durante 2017 se realizaron importantes labores de restauración, tales como esculturas de ex conventos y ataúdes de madera tallada.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) llevó a cabo labores de restauración en diversos bienes culturales, como elementos arqueológicos, esculturas, inmuebles, pintura de caballete y pintura mural, que según estima la dependencia, representa más de cinco siglos en los acontecimientos históricos y sociales de nuestro país.

En el caso de los trabajos de recuperación realizados en la entidad, el Taller de restauración del Centro INAH Morelos atendió dos objetos virreinales, uno es la escultura policromada de San Mateo Apóstol, de 1.48 metros de altura, 65 centímetros de ancho y 45 centímetros de profundidad, que data del siglo XVII.

La escultura pertenece a la parroquia de San Mateo, dentro del municipio de Atlatlahucan, y según información de la restauradora que estuvo a cargo de los trabajos, se realizó una limpieza general para devolverle los tonos metalizados originales a la pieza, la cual debido a que los feligreses mostraban su devoción tocando la escultura con un ramo de rosas mojado, se causó que la parte frontal de ésta se desprendiera.

Asimismo, su personal logró restaurar el catafalco de madera tallada, decorado con hoja de oro, hecho en el siglo XVIII; una pieza procesional que lleva en su interior al Santo Entierro, que mide 2.03 metros de largo, 96.5 centímetros de alto y 88 centímetros de ancho, ésta también perteneciente a la Parroquia del San Mateo.

Información del Instituto Nacional de Antropología e Historia detalla que estos bienes fueron librados de capas de pintura mal aplicadas en el pasado y devueltas a sus policromías originales. 

También, detalló, se repararon daños ocasionados por el uso que estos objetos tienen durante las procesiones.

Por: Guillermo Tapia
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...