De los tres manantiales que perdieron flujo de agua a consecuencia de los sismos, dos ya están recuperándose, según el estudio del IMTA y la Ceagua, donde analizan los ocho manantiales del estado para identificar cambios en flujo subterráneo.
Se contrató con el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) un estudio para monitorear los ocho manantiales del estado, para identificar lo que ocurrió después del sismo con las aguas subterráneas; si es que hubo cambios de flujo, temperatura; composición mineral, física o química, y con ello determinar qué está pasando.
Así señaló Juan Carlos Valencia Vargas, secretario ejecutivo de la Ceagua, quien precisó que resultaron afectados varios manantiales en el estados, particularmente Agua Hedionda, Palo Bolero y San Ramón, además de otros que presentaron cambios de coloración, temperatura, disminución o aumento de los caudales.
"Se trata de hacer acciones para recuperar los manantiales que se perdieron, principalmente de los 3 que quedaron sin flujo, Agua Hedionda y Palo Bolero ya están recuperando su situación original", aseguró él funcionario.
En el caso de Palo Bolero, precisó que se usa un nuevo manantial que resurgió más adelante; para el de San Ramón, desafortunadamente, dijo, las acciones de remediación no han sido muy favorables, por lo que se tendrá que perforar un pozo para reabrir el balneario y compensar un poco la afectación al riego.
Explicó que en San Ramón ya se construyó una interconexión del canal Santa Rosa que resultó con mayor caudal después del sismo, por lo que se unió con el de San Ramón para compensar la pérdida de agua, pero se debe hacer un pozo para resolver el problema.

Por: Guillermo Tapia
[email protected]
CUERNAVACA, MORELOS


Loading...