Los protocolos de seguridad y medidas de prevención que se activaron ante el paso del huracán 'Nate' permitieron el registro de un saldo blanco en Cancún, informaron autoridades locales.

Turisteros y hoteleros se declaran listos para reanudar paulatinamente actividades.
La Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos reportó que el viernes se encontraban en la zona hotelera alrededor de 38 mil huéspedes.

El dirigente de los hoteleros, Carlos Gosselin Maurel, detalló que cada centro de hospedaje tomó las medidas preventivas para garantizar la integridad de los visitantes.

Reiteró que a nivel asociación fueron muy cuidadosos en transmitir mensajes tranquilidad a los huéspedes, puntualizando que no se trata de un huracán sino de una tormenta que puede sobrellevarse sin ningún problema dentro de cualquiera de los hoteles desplegados en la zona turística.

Explicó que desde las 13:00 horas todos los inmuebles suspendieron sus actividades en la playa, para tomar ciertas previsiones de precaución, a fin de no poner en riesgo a nadie en caso de que la velocidad del viento fuese muy intensa.

Por otra parte, según los primeros reportes de diversas dependencias de los tres niveles de gobierno participantes en la Sesión Permanente del Comité Estatal de Emergencias (CEE), el saldo es en este momento sin novedad en los ocho municipios donde se declaró la alerta naranja y se esperaba el impacto directo de Nate.

En el caso de Cancún, el gobierno municipal dio a conocer que personal de diferentes dependencias gobierno desplegaron un amplio operativo preventivo y de acción para antes, durante y después del eventual paso del fenómeno meteorológico.

Se indicó que luego de más de 24 horas de trabajos ininterrumpidos se pudo garantizar la seguridad de los benitojuarenses y los visitantes, lo cual quedó demostrado a lo largo de la contingencia climatológica con el despliegue de recursos humanos, técnicos y especializados, así como equipo vehicular y demás materiales, con los cuales se atendieron las demandas poblacionales.

En ese sentido, de acuerdo con un reporte de la Secretaría de Obras Públicas y Servicios se realizó la limpieza y remoción de escombros resultantes del paso de la Nate con el apoyo de 440 elementos.

Conformaron 110 brigadas, se movilizaron 59 vehículos, y utilizaron siete grúas de alumbrado, cinco retroexcavadoras, 14 equipos de maquinaria pesada, ocho pipas para suministro de agua, 11 motos y un camión tipo Vactor.

La Secretaría Municipal de Seguridad Pública y Tránsito puso en al servicio a mil 182 elementos quienes auxiliaron permanentemente a la población con el uso de 65 vehículos y 35 motocicletas.

Además, la Dirección de Tránsito utilizó 12 grúas para brindar el servicio de arrastre en caso necesario; a su vez, la Dirección de Bomberos enfrentó la contingencia atmosférica con 175 elementos, ocho pipas y cuatro carros-bomba, al tiempo que ayudaron en la limpieza de la red de alcantarillado.

De igual forma, se habilitaron seis refugios con capacidad de más de dos mil 500 personas, dónde afortunadamente no hubo necesidad de atender a ninguna persona, aunque se contó con una dotación de cuatro mil litros de agua potable.

En el ramo de la atención a la salud, como prevención, el municipio de Benito Juárez dispuso de 36 clínicas y hospitales con 486 camas; 35 médicos de las áreas de salud de varias dependencias municipales, ocho enfermeros, 23 personas de apoyo y ocho ambulancias, con abasto de medicamentos para 200 personas.

Conforme el último reporte de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), hasta este momento, el fenómeno meteorológico se aleja de las costas de Quintana Roo adentrándose en el Golfo de México, por lo que ya no significa peligro alguno para la ciudad de Cancún.