compartir en:

Los cuerpos de los seis integrantes de una familia de inmigrantes mexicanos asesinados la pasada semana en Chicago serán enviados en los próximos días a su país de origen para ser sepultados el viernes en Guanajuato y Morelos, informó el consulado General de México en la ciudad de Illinois.

El vocero del consulado, Luis Adrián Sosa Morales, explicó que el departamento de protección consular se ha encargado de los trámites de traslado de los cuatro adultos a Guanajuato y los dos niños a Morelos.

Según dijo, familiares que permanecen en México decidieron que Noé Martínez, de 62 años; su esposa Rosaura, de 58, y sus hijos Noé, de 38, y María Herminia, de 32, fueran llevados a la capital del estado de México.

Los niños Leonardo y Alexis Cruz, de 13 y 10 años, respectivamente, serán trasladados a una ciudad no revelada de Morelos.

El padre de los niños, que estaba separado de María Herminia, vive en México y, según lo informado, estuvo de visita en Chicago durante la pasada Navidad.

El Departamento de Policía sospecha que la familia fue blanco de un ataque premeditado, pero no ha informado sobre el posible móvil de los asesinatos.

El vocero de la Policía, Anthony Guglielmi, dijo que no hay sospechosos y los detectives a cargo investigan los antecedentes de las víctimas en busca de "conflictos que pudieran haber causado la tragedia".

"No se descarta ningún escenario, desde un incidente doméstico a un posible robo violento", manifestó.

Los cuerpos fueron descubiertos el jueves pasado en una casa del barrio Gage Park, del suroeste de la ciudad, cuando agentes llegaron al lugar para preguntar por Noé Martínez hijo, quien no se había presentado a trabajar durante varios días.

Según la autopsia, Martínez, su esposa, hijo y nietos murieron de múltiples heridas de arma punzocortante y traumatismos, mientras que María Herminia recibió varios disparos de arma de fuego.

Los crímenes conmovieron a la comunidad inmigrante de Gage Park, que colocó seis cruces blancas de madera frente a la casa con los nombres de las víctimas y armó un altar con velas, flores y juguetes de peluche.

El niño Leonardo Cruz, que jugaba fútbol en el equipo Red Wings, de la escuela secundaria Kelly, fue homenajeado con un minuto silencio este domingo por sus excompañeros.

Febrero ha sido particularmente violento en Chicago, con 17 homicidios en los primeros 8 días del mes, mientras que desde el 1 de enero se contabilizan 69 asesinatos en la ciudad, según cifras oficiales.