compartir en:

México.- México se posiciona como el noveno productor de leche del mundo y el quinto importador de este alimento, por ello, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) representa una importante oportunidad para la industria láctea mexicana, destacó Lyncott.

En un comunicado, la empresa señaló que dicha renegociación puede diversificar las ventas a otros países y, además, disminuir la dependencia alimentaria actual que tiene el país, lo que a su vez fortalecería la producción nacional.

Refirió que datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) indican que 76 por ciento de la leche que se consume en el país proviene de Estados Unidos.

La gerente nacional de ventas de Lyncott, Blanca Carrillo, dijo que con una correcta estrategia que involucre a toda la cadena productiva de la leche y con medidas gubernamentales a favor de esta industria, México tiene un amplio margen de maniobra para fortalecer el sector.

“Hay una enorme brecha de oportunidad para el sector lechero, sea cual sea el resultado final del proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio”, subrayó.

Precisó que si las autoridades logran abrir paso para la industria en el mercado norteamericano, hay una ventana muy importante para colocar productos procesados en ese país, lo cual no ocurre al día de hoy por diversas restricciones arancelarias.

En contraparte, “si se decidiera cancelar el acuerdo, la cadena productiva nacional está lista para proveer a la demanda local, en un país que es el octavo consumidor global de leche; esto significaría un enorme impulso para nosotros”, detalló la vocera de la empresa con 77 años de presencia en el país.

En México, el consumo per cápita es de 124 litros al año, incluyendo derivados lácteos. Esta cifra se encuentra por debajo de los 150 litros recomendados por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

En cuanto a productos derivados, el país tiene un consumo inferior respecto al resto del mundo. En 2015, se consumieron 373 mil toneladas de queso, mientras que en Brasil y Argentina se consumieron 770 mil y 511 mil toneladas, respectivamente.

Los consumidores más grandes del mundo son la Unión Europea, con 8.9 millones de toneladas, y Estados Unidos con 4.9 millones.

Por su parte, el coordinador de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Raúl Urteaga, destacó que el gobierno federal conversa con autoridades de Estados Unidos para dar acceso al mercado a leche "Grado A".

Cabe señalar que la industria láctea de Estados Unidos es la sexta más grande del mundo en términos de producción y en 2010 representaba más de una décima parte de la producción mundial.