compartir en:

Para que el matrimonio siga sólido

Se compra una veladora de gel de miel de amor y se introducen los nombres de las personas diciendo tres veces la oración del Padre Nuestro y la misma cantidad el Ave María, dando gracias a Dios por la unión que será por siempre. Al terminar se prende la veladora junto a una veladora de meato.

 

Para que el
ser amado siempre esté con la persona

Se compra una manzana, la cual será partida a la mitad, previamente se hace una bolsa de tela roja. Entre las dos partes del fruto se coloca la fotografía de las personas y se remoja en miel; en la bolsa se introducirán pétalos de rosa, canela, coco rallado y piloncillo en polvo. La bolsa se amarra con un listón rosa y al mismo tiempo la persona que lo hace debe decir: “Espíritu, cuerpo y alma (seguido del nombre del ser amado), yo te amarro aquí en nuestro hogar para que jamás te vayas de aquí; hágase mi voluntad”. La bolsa se enterrará en una maceta de sombra, la cual quedará en el interior del hogar. El trabajo se debe cuidar y regar.

 

Para devolver el amor que 
se quiera ir

Se toman dos muñecos rojos y se amarran con un listón rojo que llevará escrito el nombre de las dos personas. Se untarán previamente con aceite de olivo y se espolvorean con un poco de azúcar y polvo de ‘solo mío serás’. Al terminar se encenderán las velas y se dirá: A ti (nombre de la persona amada), yo te hechizo, con este hechizo de amor porque tu espíritu, alma y cuerpo no se podrán ir. Porque sólido es nuestro amor, porque real es el cariño y nuestra necesidad de estar juntos vencerá toda adversidad o cualquier conflicto. Dios todo poderoso nuestro creador nos prepara tiempos mejores, gracias Señor”. Esto se hará durante nueve días.

 

Para hallar
el amor
verdadero

En un plato blanco se coloca una calabaza de color amarillo, se perfora por arriba y se le extrae toda la semilla; posteriormente se introducen los siguientes ingredientes: fotos de la persona amarradas con un listo delgado rosa, arroz, miel, coco rallado, esencia de ‘ven a mí’, chupa rosas y atrayente. Al terminar se tapa con plastilina amarilla y se coloca la calabaza en la entrada de la casa o habitación.
Todos los días se debe rezar la oración: “Ochún, madre de los ríos, tú que viajas por todos los lugares, necesito que me busques un amor puro, que sea digno de mí, oh, Madre mía, tú que escuchas al mortal escucha a tu hijo (a) (nombre de la persona que pide) para que me traigas a la persona perfecta, el cual también sé que me está buscando. Gracias Ochún que con el permiso de Dios todo poderoso me ayudarás, amén”.