Cuernavaca, MORELOS.- “La colonia ya estaba, ya había gente, ya estaba poblada, cuando empezaron a meter los ductos”, relató Salustio de la Cruz Cruz, vecino de la colonia Mártires de Río Blanco, de Cuernavaca.
Con 40 años de vivir en la colonia Mártires de Río Blanco, don Salustio señaló que está acostumbrado a vivir en peligro por los ductos y la terminal de almacenamiento de Pemex que se encuentran en la zona.
“Los riesgos si los sabemos, pero que vamos a hacer, a dónde vamos a ir, llegué en el 73 a vivir con mi tía y ya estaban dos tambos -de Pemex- de aquel lado”, expresó.
Precisó que en 1973 cuando llegó a vivir a la casa de su tía en la colonia Mártires de Río Blanco, ya estaba la terminal de almacenamiento de Pemex, y la colonia estaba empezando a crecer.
A pesar de saber que es un riesgo habitar en una  zona por donde atraviesan los ductos de Pemex, y a unos cuantos metros de la terminal de almacenamiento, don Salustio afirmó que no dejara su casa, ya que no tienen a donde ir.
Asimismo, Rosa María Moyado, habitante de la misma colonia, señaló que no habría tando riesgo, sino fuera por la corrupción de la gente que se dedica a realizar tomas clandestinas, los cuales dijo son profesionales, porque no cualquiera perfora un ducto.
“Esas tomas clandestinas no las pone cualquier hijo de vecina, tiene que haber un ingeniero especializado en todo eso, entonces a quien denunciamos hay mucha corrupción”, afirmó.
Por su parte, Porfirio Mujica, habitante de la colonia Cerritos indicó que aunque es un riesgo vivir cerca de los ductos, tanto él como sus vecinos no dejarían sus casas.

“Los riesgos si los sabemos, pero que vamos a hacer, a dónde vamos a ir, llegué en el 73 a vivir con mi tía.” Salustio de la Cruz Cruz, vecino de Mártires de Río Blanco.

 

Por: Arturo Iradier /  [email protected]
 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...