CUERNAVACA, MORELOS.- El querer ayudar a la gente y la sensación que le generaba ver circular una ambulancia, fueron los motivos por los que Alejandro Castañeda decidió unirse a las filas de la Cruz Roja Mexicana delegación Morelos.
Con 16 años formando parte de dicha institución, primero como voluntario y desde hace seis años como personal ya remunerado y colaborando también con Bomberos de Civac, ha logrado apoyar a quienes más lo necesitan, y ello le ha generado el reconocimiento de las personas.
“Siempre desde chico me ha llamado la atención lo que es ayudar a la gente, me llamaba mucho la atención ver las ambulancias cuando pasaban y se dio la oportunidad, entre a estudiar en Cruz Roja, posteriormente estaba como voluntario y me invitaron a trabajar”, explicó tras concluir ayer la celebración del Día del Socorrista.
Acompañado por su esposa Lucía Amaro, quien también trabaja como enfermera en Cruz Roja y su pequeño hijo Derek, de 4 años, el cual vestía el uniforme de la institución, Alejandro dijo que es bonito ayudar  a la gente y que en ocasiones lo reconozcan en la calle para darle las gracias.
Entre las experiencias que más recuerda, se encuentra un servicio en Subida a Chalma donde atendieron a un señor que se estaba infartando y él les pidió fumar su último cigarrillo, pero le dijeron que no podían aceptar por la situación que presentaba, ya que requería de oxígeno y tenían que cargalo por las escaleras para llegar hasta la ambulancia.

"Fíjate que es bonito ayudar a la gente, es padre que lleguen y que te digan muchas gracias, o luego vas pasando en la calle y la gente te reconoce, es padre que se te acerquen a darte las gracias, es muy bonito que lleguen y te agradezcan.” Alejandro Castañeda, integrante de Cruz Roja.

Por: Omar Romero
[email protected]
 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...