CUAUTLA, MORELOS.- El 23 de julio del 2012 los hermanos Andrés Sansón y Mauricio Reyes López salieron de su natal Jitotol, Chiapas, con destino a Puebla para comprar mercancía y comercializarla, sin embargo, al parecer durante el trayecto fueron secuestrados y sus cuerpos abandonados en Jantetelco, Morelos.
Su padre, el señor Ángel Reyes Velasco, ayer se dio cita en el panteón Jardines del Recuerdo, de Cuautla, para estar presente en la reexhumación de los cuerpos de sus hijos, donde comentó que tras tener conocimiento de su desaparición inició la denuncia en Oaxaca, ya que le mencionaron que ahí estaban.
“Exactamente me dijeron que iban a comprar ropa; -luego de cinco años y tras encontrarlos- ahora es un descanso se puede decir después de tanto pensar y buscarlos, porque si se buscó todo el tiempo y nunca supimos; Andrés Sansón dejó tres niños, Mauricio era soltero”, apuntó.
Recordó que la última comunicación que tuvo con uno de sus hijos fue el 25 de julio alrededor de las 20:00 horas, desde ese momento no supo nada; derivado de las indagatorias las autoridades de Oaxaca le informaron que los cuerpos estaban en las fosas de Tetelcingo, por lo que ayer finalmente se los entregaron.
Don Ángel comentó que estos años de no saber nada de sus hijos fue estar muerto en vida, al señalar que no sabía si seguían vivos, o bajo qué condiciones al exponer que tras la desaparición de Mauricio y Alfredo Sansón recibió llamadas donde les pedían dinero a cambio de dejarlos libres, sin embargo, sostuvo que en ningún momento se concretó nada.
“Me habló una persona con voz fuerte que mis hijos no estuviera yo hablando más, porque a uno ya lo tenían amarrado y que ya no llame yo, ya como a los 15 minutos mi hijo me dijo que ya no le hablara yo que él se iba a comunicar; sí estuvieron detenidos, como cuando los agarran vamos a hablar los soldados, algo así, aparentemente”, agregó.

Por: Omar Romero /  [email protected]
 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...