compartir en:

Zacatepec, Morelos.- “Franco se derrumbó el techo de nuestra casa en cuestión de segundos, pero pude salvar a nuestra hija”, esas fueron las palabras con que Ariadna Bahena recibió a su esposo Franco Román Gómez, de 28 años, dos horas después del sismo de 7.1 grados Richter, tras arribar a su casa en la colonia Valle del Sol, en el poblado de Galeana, en Zacatepec.

Franco es chatarrero, trabaja recolectando fierro viejo y el día del sismo fue sorprendido por el movimiento telúrico en su camioneta cuando recorría una colonia de Jojutla.

“Quería llegar rápido a mi casa para ver a mi esposa Ariadna y a mi hija Denis de un año, quería encontrarlas con vida”, precisó.

Relató que camino a su casa pasó por el Centro de Jojutla y horrorizado miró la devastación de varias viviendas, así como la muerte que dejó el terremoto, “eran momentos de angustia, había tráfico por el temblor, más los escombros en la calle y la sicosis de asombro que invadían a la gente que corría por todos lados, estuvo muy feo”.

A pesar de la tragedia, Franco agradece el tener una nueva oportunidad más de vida, pues el sismo cobró la vida de muchas personas, principalmente en Jojutla en donde las muertes ascendían a 13 personas hasta hace unos días, y 73 en total en Morelos.

A través de la caravana de ayuda del centro de acopio Diario de Morelos, se llevó a ayuda a esta persona, quien ahora busca la manera de reconstruir su casa y tratar de olvidar el trago amargo que le dejó el sismo del 19 de septiembre.

Por: Luis Flores
[email protected]