Después de que fueron recuperados en julio pasado tras un operativo realizado en la carretera federal México-Acapulco, y atendidos por médicos veterinarios, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) liberó 68 ejemplares de Perico Atolero en la IX Región Militar, ubicada al interior del Parque Nacional El Veladero, en Guerrero.

En aquella ocasión, los sujetos que transportaban las aves fueron puestas a disposición del Ministerio Público de la Federación, quien determinó que los ejemplares quedaran en guardia y custodia de la autoridad ambiental.

Los inspectores de Profepa procedieron a su traslado al Zoológico Zoochilpan, donde recibieron la alimentación y cuidados necesarios para su supervivencia.

Los pericos fueron encontrados con un alto grado de estrés por el hacinamiento en que eran transportados, además de que no habían recibido alimento por un largo período, por lo que sólo 68 de los 99 ejemplares de esta especie protegida lograron sobrevivir.

En un comunicado de prensa, la Profepa exhortó a la ciudadanía a no adquirir ejemplares de vida silvestre sin la documentación que acredite que provienen de aprovechamientos sustentables autorizados o que fueron legalmente importados, y recordó que ningún ejemplar correspondiente a la familia de los psitácidos (loros, pericos y guacamayas), cuya distribución natural sea dentro del territorio nacional, puede ser sujeto de aprovechamiento extractivo con fines de subsistencia o comerciales.