La Selección más cara del mundo es la francesa, que alcanza un precio en el mercado superior a los mil millones de Euros. Le sigue la inglesa y en tercer lugar se encuentra la brasileña.
¿Saben ustedes, estimados lectores del Diario de Morelos, cuántas veces se podría comprar a la Selección mexicana, con lo que cuesta la amazónica?... un poquito más de seis.
De modo que, escapa a mi entendimiento que haya quien pretenda rasgarse las vestiduras; toda vez que, el Tri mordió el polvo ante la “verdeamarella”. Por el lado que se le quiera ver nos ganaron categóricamente, simplemente, porque son mejores.
De entre una pléyade de estrellas convocadas a la justa mundialista, destacaban los nombres de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, para ser las estrellas del Mundial; sin embargo, fueron echados de la competencia.
Por supuesto que hay otros avocados a ser la figura, como son: los uruguayos Luis Suarez y Edinson Cavani. O el francés Kylian Mbappé, o el inglés Harry Kane por mencionar unos cuantos.
Pero dadas las circunstancias no sería una sorpresa si al término de la competencia, resulta que Neymar Da Silva Santos Junior es proclamado como el futbolista más valioso de la justa, sobre todo si los actuales pentacampeones se llevan la copa a Río de Janeiro. El angelito ya lleva dos goles en su cuenta personal, curiosamente ante equipos de la zona de Concacaf: Costa Rica y México. (También ya tiene un cartón preventivo y si lo vuelven a pintar de amarillo, se perderá la semifinal en el caso de que su equipo avance al vencer a Bélgica el día de hoy.
Se ha satanizado a Neymar, etiquetándolo como un “chillón”, que se ha pasado 14 minutos, a lo largo de la competencia, tirado en el césped, fingiendo estar gravemente lesionado. Pero lo cierto es que en cada partido recibe muchas faltas.
Baste mencionar que el primer encuentro, Brasil vs. Suecia, dirigido por nuestro compatriota César Arturo Ramos Palazuelos, de 19 faltas que cometieron los suizos, 10 se las pegaron al astro del PSG (Brasil cometió 12 faltas).
En contra de Costa Rica, los ticos hicieron 11 infracciones, cuatro sobre Neymar, mientras que Brasil cometió también once faltas.
Ante Serbia, al astro brasileño le atizaron tres veces, de un total de 13 que hicieron los serbios (Brasil hizo 7).
Y frente a México, de 18 faltas hechas por los nuestros, siete se las dieron a Neymar, sin contar el pisotón propinado por Layún, que ocurrió fuera del campo y no se contabilizó como infracción. Ellos hicieron solamente seis.
Si Pitágoras no miente, eso quiere decir que de un total de 61 faltas que le han aplicado al scratch du oro, 24 veces le pegaron al número diez. Esto quiere decir que el 37.5 de las infracciones que le infringen a Brasil se las dan a Neymar. De modo, que aquí aplica perfectamente aquel dicho que reza “el niño es chillón… y lo pellizcan”.

Por: Eduardo Brizio / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...