El pasado domingo 4 de marzo se disputaría por la tarde en Údine, Italia, el partido de la Serie “A” entre la escuadra local, el Undinense vs. Fiorentina; sin embargo, los compañeros del defensa y capitán de la Fiore Davide Astori, se percataron que no bajaba a desayunar, razón por la cual el masajista del equipo subió a su habitación, para encontrase con la mala noticia de que el futbolista de 31 años, además seleccionado nacional, había fallecido repentinamente, durante la noche, aparentemente por un paro cardiorrespiratorio fulminante.
El malogrado jugador nació en la provincia de Bérgamo y jugó en la serie “A” con : el Calgari, la Roma y la Fiore, acumulando 14 convocatorias para enfundarse en la casaca azzurra. En plena juventud, gozando periódicamente de rigurosos exámenes y chequeos médicos, inexplicablemente, fue sorprendido tempranamente por la muerte.
Esta triste noticia conmocionó al mundo balompédico entero; sobre todo, como es lógico, a Italia; tanto así, que en un acto de solidaridad moral el comisionado especial de la liga Giovanni Malogó decidió suspender y aplazar la jornada 27 del calcio a la que le quedaban siete partidos por disputar; toda vez que durante la fecha sabatina ya se habían jugado tres, haciéndole saber a la sociedad que el país entero estaba de luto y así, no se puede jugar al futbol.
Trascendió que Davide Astori iba a renovar su contrato unos días antes de fallecer; pero las intensas nevadas que azotaron a Europa, en especial a Italia, se lo impidieron. Incluso se habla de que la directiva le había ofrecido un contrato, prácticamente vitalicio.
Igualmente, en un acto que denota calidad humana, se supo que la directiva de la Fiorentina, hará válido dicho contrato para no dejar en el desamparo a su esposa Francesca y a su pequeña hija Vittoria… igualito que en México.
Cambiando de tema; pero en el mismo orden de ideas, buenas noticias provenientes del viejo continente nos hicieron saber que, en Suecia, las autoridades balompédicas, con el afán de no incurrir en la discriminación de género, igualarán el salario que devengan las integrantes de la Selección femenil de futbol, con el que ganan los varones que forman el equipo representativo correspondiente…. igualito que en México.
Me parece que ya viene llegando el tiempo en que, si vamos a copiar algo de lo que ocurre en otros lares, que sea lo bueno y no siempre lo malo.
Que “el horno no está para bollos”, mientras vivimos una inseguridad que nos agravia, los candidatos se desbaratan unos a otros, denostándose mutuamente, dando la impresión de que no hay a cuál irle.
En el tema futbolístico, tenemos: al pacto de caballeros, los dobles contratos, la multipropiedad, la abolición del descenso, los vetos y castigos que se levantan a conveniencia, la violencia en los estadios, por mencionar unos cuantos de los principales problemas que le atañen.
Ojalá y algún día podamos decir, sin sorna, sin burla ni sarcasmo, cuando veamos algo digno de contar… igualito que en México.

Reglas y reglazos
Eduardo Brizio
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...