compartir en:

Septiembre del 2017 será recordado como uno de los meses más negros de la historia. En el Atlántico se dejaron venir tres devastadores huracanes: Harvey que golpeó con furia Houston, Irma que causó daños en el caribe rematando en Florida y María que le pegó con todo a “Borinquen querida tierra de mi amor” (léase Puerto Rico) causando pérdidas millonarias, muerte, inundaciones y destrozos que tardarán muchos meses en ser subsanados.
Nuestro querido México no escapó a la malignidad septembrina y fue sacudido por dos terremotos consecutivos que hirieron en el alma a muchos poblados de: Chiapas, Oaxaca, Puebla, Tlaxcala, Morelos y la Ciudad de los Palacios derribando más de 40 edificios, dejando inservibles miles y lo peor, matando a 380 compatriotas.
En medio de la tragedia, con tanta gente lesionada, algunos sin hogar, otros sin luz, los más sin agua, fue gratificante y conmovedor ver la solidaridad que mostró el pueblo mexicano con la voluntad de ayudar a nuestros semejantes.
Y cuando parecía que Octubre llegaría con buenas nuevas, en la madre patria se vivió una represión brutal en Cataluña, cuando la intolerancia superó a la prudencia y tanto la Guardia Civil como la policía arremetieron en contra de los “independentistas” que intentaban votar el “referéndum prohibido” dejando casi 900 heridos, algunos de ellos de seriedad.
Para acabarla de amolar y por enésima vez, en el vecino país del norte, en Las Vegas Nevada concretamente, a un orate disfrazado de lo mismo, se le ocurrió abrir fuego, con armas automáticas de alto calibre, contra una multitud que asistía a un concierto, matando a 59 inocentes e hiriendo a cientos de personas.
Y digo por enésima vez, porque ese tipo de actos irracionales se han convertido en el pan de cada día en los Estados Unidos, en donde cualquiera puede conseguir un arma de fuego. Si la matanza la realiza un musulmán “fue terrorismo”; si lo hace un americano caucásico “fue un tiroteo”.
Pero afortunadamente tenemos el deporte y durante estos días el balón rodará en todo el orbe, dando paso a la fecha FIFA en donde quedará escrito qué equipos asistirán a la Copa del Mundo Rusia 2018 y la cosa está que arde.
Del mismo modo hoy inicia el Mundial Sub 17 a disputarse en la India, con la participación de nuestros “cadetes”, que en una de esas y con un poquito de suerte, podrían lograr el tricampeonato para nuestro país.
Y no podemos olvidad al “rey de los deportes”, que rumbo al clásico de otoño ya nos empezó a deleitar con grandes partidos y la pelota está caliente. Ya se eliminaron los (in) comodines, ahora mismo están los juegos divisionales, la semana que entra los juegos de campeonato y luego el banquete, La Serie Mundial ¡Voy Cleveland!.
No cabe duda que en medio de todos los sinsabores que hemos tenido, el deporte surge como algo lúdico, un regalo divino que brinda solaz esparcimiento, actuando como un bendito…bálsamo que calma y que mitiga.

Por: Eduardo Brizio / [email protected]