compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Diciembre es la temporada de muchos gastos debido a los regalos de Navidad, la cena de Año Nuevo e incluso las vacaciones de fin de año, factores que lo convierten en un mes clave para tus finanzas personales, señala la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).
Además, los trabajadores reciben ingresos extraordinarios como el aguinaldo, premios anuales o mayores ganancias, en algunos casos, amén de las ventas extraordinarias que suelen registrarse en los negocios.
De tal manera, “el final del año es un buen momento para replantear el camino de tu situación financiera, reparar tus errores y establecer nuevas metas para el próximo año”, para lo cual existen diversas opciones, indica la Condusef.

Ahorro e inversión
“El ahorro no es el dinero que te sobra, sí no un monto específico que tienes destinado en tu presupuesto para este fin”, señala la Comisión.
Actualmente, los “bancos comerciales nacionales hasta determinada cantidad, a través del seguro de depósito con el Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB), aseguran devolver los depósitos iniciales más sus intereses”, refiere el organismo defensor de los usuarios de servicios financieros.
Por otra parte, el organismo defensor de los usuarios de servicios financieros, acota: “Uno de los temas en materia de educación financiera que es necesario fomentar entre la población mexicana, es la cultura de inversión”.
El desconocimiento, asegura la Condusef, basada en datos de la encuesta ‘Cultura financiera de los jóvenes en México’, es el principal motivo por el que no se invierte en algún producto bancario.
De tal manera, si deseas comenzar a invertir en este tipo de instrumentos, el organismo garante de los derechos de los usuarios de servicios financieros recomienda, en primer lugar, contar con un ahorro previo.

Plan de acción financiera para el fin de año
Diciembre es un mes clave en lo que a finanzas personales se refiere, si bien hay ingresos extras, también abundan las ‘tentaciones’ que pueden desequilibrar tu economía.

Aguinaldo
No sólo esta prestación, sino cualquier ingreso extra que estés seguro que vas a recibir, debes ser cauteloso a la hora de gastarlo.

Es un dinero extra con el que regularmente no cuentas, por lo que debes utilizarlo inteligentemente.

Es recomendable que des prioridad a tus pendientes como el pago de deudas.

Puedes contratar un seguro para contar con mayor certeza y/o anticipar los pagos que vayas a realizar el próximo año.

Elimina tus deudas
Es fundamental que tengas en mente que la intención es empezar el año que viene lo menos endeudado posible.

Acelerar el pago de tus deudas implica realizar un presupuesto y atacar el problema de raíz.

Identifica cómo distribuyes tu ingreso para satisfacer tus necesidades básicas, así como tus deudas.

Ordena tus deudas en función del tiempo que tardarás en pagarlas, haz una lista, para saber tu capacidad de pago.

Destina una cantidad mayor para el pago de la deuda que dejarás atrás en menor tiempo.

Realiza tu presupuesto en función de cuánto puedes gastar y no de cuánto quieres gastar.

Ahorrar
Se trata de una disciplina que para muchos puede parecer complicada, pero al considerar sus beneficios, sabrás que vale la pena hacerlo.

Uno de los principales frutos del ahorro es que puedes realizar gastos que posiblemente no puedes afrontar con tus ingresos regulares.

Ahorrar es un hábito, cultívalo, pero es necesario que lo hagas en el lugar adecuado, para que no corras el riesgo de perder tu dinero.

Eligeun instrumento financiero en una institución financiera autorizada como los bancos y cooperativas de ahorro y préstamo.

El Buró de Entidades Financieras de la Condusef es una herramienta que te ayudará a conocer qué tan buena es tal o cual institución.

Invertir
Es un forma de generar dinero excedente para cerrar bien el año, para lo cual necesitas contar con un ahorro previo.

Es básico no comprometer los recursos que vas a necesitar o ya tienes destinados para la realización de algún gasto.

Toma en cuenta el rendimiento, el riesgo, el plazo y tu perfil de inversionista, el cual  incluye objetivos, plazo de inversión, edad, conocimiento y experiencia en las inversiones.

Para el inversionista conservador, el horizonte de inversión es corto, ya que se toma el menor riesgo posible con inversiones estables.

El inversionista moderado tiene un horizonte mediano, con buenos rendimientos, pero sin tomar muchos riesgos.

Los inversionistas agresivos son aquellos que se fijan plazos largos para obtener rendimientos más altos, y están dispuestos a tomar los riesgos necesarios.

Por: DDM STAFF / [email protected]