compartir en:

Ciudad de México.- La empresa Best Buy informó que reembolsará el dinero que se gastó en su tienda de la tarjeta de Alejandra Vicente Cristóbal, después de que la joven muriera en el sismo del pasado 19 de septiembre.

Alejandra, de 24 años, se encontraba en el edificio que colapsó en la calle de Torreón a la altura de Viaducto, pero después de su fallecimiento, sus padres descubrieron que faltaban 24 mil pesos de su cuenta de ahorro.

Porfirio, el padre de Alejandra, dijo en entrevista con Carlos Loret de Mola que depositó dinero en la cuenta desde que Alejandra nació. Sin embargo, alguien tomó la tarjeta y el fin de semana gastó 24 mil de los 32 mil pesos que había juntado en compras de productos en Best Buy y Zara.

A través de Twitter, la tienda aseguró que identificó la transacción para reembolsar a la tarjeta el dinero que fue utilizado después de la muerte de la joven.

Además, expresó que lamenta la situación de la familia de Alejandra.

“Lamentamos la situación de la familia Vicente Cristóbal. Identificamos la transacción y procesamos el reembolso a la tarjeta de origen”.

ANTECEDENTES

Alejandra Vicente Cristobal, de 24 años, falleció el pasado 19 de septiembre luego de que el edificio en el que estaba colapsara. Pero la tragedia se convirtió en sorpresa cuando sus padres descubrieron que de la cuenta bancaria de su hija faltaban 24 mil pesos.

La joven falleció luego de que el edificio ubicado en Torreón y Viaducto se desplomó, pero al parecer alguien tomó su tarjeta bancaria y realizó varias compras en los centros comerciales de Zara y Best Buy.

De acuerdo con Porfirio Vicente, padre de Alejandra, indica que tras realizar los trámites de defunción, acudieron a una sucursal bancaria de HSBC para dar de baja la cuenta de ahorros de la víctima, pero le notificaron que durante el fin de semana se habían realizado cinco movimientos.

Presuntamente, alguien desconocido tomó la tarjeta después del derrumbe y gastó 24 mil de los 32 mil pesos que el señor Porfirio había ahorrado para Alejandra en compras en Zara y Best Buy.

“Lo que iba depositando desde que ella nació en una cuenta de 100, 200 pesos, fueron creciendo, fueron creciendo, de ahí agarraba para comprar sus cosas, su escuela, su ropa, era su dinero y cada vez cuando gastaba una cantidad de mil para arriba me buscaba: ¿papá, puedo gastar para esto?, adelante, hija, es tu dinero”, dijo Porfirio en entrevista para el noticiario de Carlos Loret de Mola.

El banco ofreció realizar una investigación sobre el manejo de los recursos.