compartir en:

México.- Las redes sociales no son responsables del aumento en el número de suicidios entre jóvenes, los orilla a responder a retos que ahí se lanzan como el de la “ballena azul”; es la soledad en la que muchos de ellos están viviendo, señaló Midelvia Viveros Paulín, directora académica de la Licenciatura de Psicología en la UIC.

Hay que recordar que en dicho "juego" se pide a los jóvenes cumplir una serie de retos para terminar quitándose la vida.

La académica de la Universidad Intercontinental (UIC), dijo en entrevista con Notimex que, la diferencia es la estructura psicológica y biológica de las personas, ya que si el único responsable fuera el ambiente social en que se desarrollan, todos tendrían anorexia, depresión o se estarían suicidando.

“La falta de contención, de apegos seguros y de límites, así como una deficiente tolerancia a la frustración es lo que está afectando a los jóvenes, son elementos que se deben trabajar desde muy temprana edad y si no existen, al unirse a factores sociales dan resultados poco alentadores”, precisó.

Agregó que actualmente tenemos generaciones que han crecido solas y esto no se refiere a que los padres tengan que estar las 24 horas del día con ellos, sino en que exista una convivencia de calidad y empatía, es decir, de ponerse en el lugar del otro para tratar de comprender sus necesidades.

Del año 2000 a 2014, la tasa de suicidios en nuestro país se elevó de 3.5 a 5.2 por cada 100 mil habitantes, según datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI).

Señala que ocho de cada 10 suicidios fueron consumados por hombres y 19.8 por ciento por mujeres. De los suicidios reportados en 2014, 40 por ciento fueron en jóvenes de entre 15 y 29 años de edad.

Viveros Paulin, expresó que hoy en día existen apegos ansiosos, como es el caso de los chicos que no pueden estar sin el celular, pero que viven en una profunda soledad y eso los convierte en terreno fértil para quienes lanzan retos en los que se pone en riesgo la integridad de los jóvenes y adolescentes, e incluso su vida.

Son adolescentes o jóvenes que se encuentran desprotegidos o no contenidos y este reto los lleva a encontrarse que, de en un mundo de la nada pueden llegar a algo que les de un momento de gloria o de importancia, va a contribuir a mucho a que se vinculen, precisó.

“Y qué tipo de jóvenes se vinculan, pues los que tienen un vacío de referentes, un vacío de autoestima que lo va a llenar con este tipo de juegos, porque en estos juegos van a tener la sensación de ser estoico, de ser un héroe, de alcanzar, de pertenecer, voy a generar la fantasía de gloria, de triunfo, de éxito, de qué tanta popularidad tengo, que tan seguido soy, qué tanto valor tengo”, subrayó.

Mencionó que en algunos casos hay problemas biológicos y los menores deben ser tratados por un psiquiatra, pero debido al ambiente social cada vez hay más depresión y los padres deben estar alertas ante los signos de aislamiento, de cambios de humor repentinos para ayudar a sus hijos.

Se recomienda llevarlos a valoración psicológica y si el o la joven se niega, los padres deben acudir a ese especialista para pedir orientación de cómo abordar y tratar esta situación.