compartir en:

Una red gratuita de Internet en un espacio público puede parecer un "salvavidas" cuando los usuarios se encuentran fuera de casa, pero en realidad se puede convertir en un “territorio sin ley” y de fácil acceso para los cibercriminales, de acuerdo con la compañía especializada en seguridad informática Norton.

La firma asegura que los usuarios de redes públicas de Wi-Fi son poco conscientes de los riesgos que representan este tipo de conexiones y se convierten en víctimas fáciles de los piratas cibernéticos.

Según el reciente reporte de ciberseguridad de Norton, cerca de 594 millones de personas a nivel mundial sufrieron un ataque cibernético en 2015, de las cuales al menos 19.9 millones son mexicanas.

El informe precisa que existen dos tipos de redes públicas de Wi-Fi, las que no necesitan de contraseña y aquellas que cuentan con un sistema de verificación. Las conexiones del primer tipo representan un riesgo mayor comparadas con las segundas, ya que son fáciles de interceptar por los hackers.

Advierte que los criminales ingresan al utilizar un falla y roban información mientras ocurre el intercambio de datos entre el usuario y las páginas que visita.

De esta manera, al utilizar las redes Wi-Fi sin contraseña, los piratas cibernéticos son capaces de robar información sensible del historial de visitas, acceso a correo electrónico y compras realizadas en línea.

"El cibercrimen también potencia sus actividades ilegales a través de la creación de puntos de acceso falsos, que disfraza con nombres supuestamente legítimos. Una vez que los usuarios se conectan, los piratas cibernéticos pueden consumir la información y hasta inyectar software malicioso en los dispositivos", señala.

Por ello, Norton recomienda recurrir a las redes que requieren algún tipo de registro o verificación siempre que sea posible, y considerar que una red pública segura jamás pedirá ingresar información financiera.

La firma de seguridad añade que también es mejor evitar realizar transacciones y apagar el localizador de redes de los dispositivos, ya que podrían provocar una conexión sin verificar.