Cuernavaca, MORELOS.- José Guadalupe Posada produjo centenares de imágenes que, sin saberlo, se convertirían en el santo y seña de su época. Vivió y murió prácticamente en el anonimato y sólo tuvo reconocimiento muchos años después. Es reconocido como el padre de ‘La Catrina’ y otras tantas imágenes que nos identifican en el mundo.
Su muerte, hace poco más de cien años, pareció no importar a nadie. El cadáver de ‘don Lupe’, cuya acta de defunción señaló alcoholismo como causal, salió de una vecindad marginal de Tepito con rumbo a las tumbas de sexta clase, las únicas gratuitas del panteón de Dolores. Ahí permaneció sin que nadie reclamara sus restos, quedando en el olvido en una fosa común junto a decenas de calaveras del montón que, como él, fueron olvidadas.
Extraña historia porque, a pesar del anonimato, sus grabados se reproducían por millares en hojas volantes baratas con noticias de la vida diaria y de la revolución, impresas en el taller del editor Antonio Vanegas Arroyo. La amarga ironía es que su obra más conocida, llamada Catrina, pero cuyo nombre original es ‘La Garbancera’, comenzó a circular impresa en noviembre de 1913, 11 meses después de su funeral.
Después de un siglo, Posada está más vivo que nunca y su obra sigue presente en las variadas formas en que se reproduce en México y el mundo. Un trabajo que él no hizo para los museos, sino para el acontecer efímero en la ciudad de México, con el fin de que llegara a las manos de alguien y después desapareciera. Eso es lo asombroso: Son hojas de papel que, al verlas, las sentimos nuestras, tan nuestras como lo es el arte universal.
José Guadalupe Posada Aguilar nació en 1852. Desde los 19 años y hasta su muerte, a los 61, se desempeñó como impresor, grabador e ilustrador en imprentas, por lo que su vasta obra aún no ha sido medianamente inventariada, pero sabemos que consta de más de veinte mil grabados, del trabajo que realizó en 70 periódicos, de las ilustraciones para los 110 pequeños fascículos con cuentos de la Biblioteca del Niño Mexicano y de otra docena de libros.

Diseño: Emmanuel Labastida
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...