compartir en:

La Asociación Musical Kálmán Imre y la Academia de Música de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística llevaron a cabo un gran concierto para Víctor Manuel Contreras. La pianista Karin Guillen y la violinista Itza Arroyo interpretaron melodías para rendirle tributo por su labor creativa y extraordinaria trayectoria artística, en el Alcázar del Castillo de Chapultepec.

Reconocido por crear una de las imágenes más características de la ciudad de Cuernavaca, la Paloma de la Paz, el escultor se sintió orgulloso de vivir esta experiencia, en la que rectores de destacadas universidades, embajadores, académicos y líderes políticos fueron testigos y partícipes del homenaje a su persona. 

Al llegar a Morelos, Mónica Sánchez y Gabriel Padilla, grandes amigos de Víctor Manuel, organizaron una comida en su honor, durante la cual compartió la felicidad por ese día con sus amistades, impulsores de la cultura, las artes, la ciencia y el humanismo. 

Por: Alfredo Valdez