compartir en:

Cuernavaca, MORELOS.- Al revisar los avances de la alerta de violencia de género a casi un año de que fue decretada en ocho municipios, hay resultados tangibles en el combate de la violencia contra las mujeres, pero el gobernador Graco Ramírez Garrido lamentó que el Poder Legislativo no haya aprobado la principal acción que se propuso: el derecho de las mujeres víctimas de violación a la interrupción del embarazo.
Al encabezar los trabajos, en el Salón Morelos, de la sede del Poder Ejecutivo, el mandatario destacó que en su administración se reconoce el problema de violencia de género y se trabaja para impulsar políticas públicas que garanticen a las mujeres el acceso a una vida libre de violencia, más allá de prejuicios dogmáticos.
Refirió que, entre otras acciones, se hicieron esfuerzos para que el estado cuente con una legislación armonizada y de vanguardia.
Sin embargo, ante el representante del Instituto Nacional de la Mujer (INM), Pablo Navarrete, y de la Comisionada Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia, Alejandra Negrete, señaló que Morelos “aún se enfrenta a un sector conservador que impide a las mujeres la suspensión del embarazo en caso de violación”.
Dijo que aunque en el Congreso se avanzó con el matrimonio igualitario, no se transitó con la suspensión del embarazo debido a “juicios y prejuicios de carácter dogmático, que confunden las políticas públicas con concepciones personales”, planteó al aludir la negativa de diputados a incluir en la ley la interrupción de la gestación ante la presunción del delito de violación.
Pese a ello, el jefe del Ejecutivo se refirió a una larga lista de acciones encaminadas a combatir la violencia de género, refrendando el informe que presentó la comisionada estatal para prevenir y erradicar la violencia contra mujeres, Iraís Ortega Zúñiga.
En su momento y como parte del Grupo Interinstitucional y Multidisciplinario encargado de dar seguimiento y evaluar la alerta, el representante del INM, Pablo Navarrete, reconoció la labor del gobierno del estado, pero fustigó la omisión que han tenido alcaldes, a quienes les recordó que el Ejecutivo no puede hacer solo todo el trabajo.

"La alerta es el reconocimiento de una realidad, las cosas que no se nombran no se reconocen. El no aceptar que hay alerta, que hay violencia contra las mujeres y no querer la alerta es no reconocerla.” Graco Ramírez, gobernador.

 

Por: Antonieta Sánchez /  [email protected]