compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- La Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), delegación Morelos, ve con buenos ojos el programa de “cero tolerancia a la corrupción” en la Dirección de Licencias del Ayuntamiento de Cuernavaca, pero demandó que no se quede sólo en discurso y se entreguen a la ciudadanía resultados tangibles y medibles.
El dirigente camaral, Ángel Adame Jiménez, señaló que cualquier disposición y medida que esté encaminada a mejorar los servicios y políticas públicas, especialmente las que tienen qué ver con inhibir la corrupción, siempre son bienvenidas.
Agregó que el éxito depende de un conjunto de acciones que también involucra a los empresarios y comerciantes que necesariamente realizan trámites en el Ayuntamiento y su área de Licencias, y que mantienen una relación sistemática con los servidores públicos.
Una de esas acciones es que se trabaje de forma paralela con el programa de mejora regulatoria, de tal manera que los procedimientos dejen de representar un problema para los comerciantes y, otra, el cambio de actitud de los mismos empresarios.
Adame Jiménez también los conminó a colaborar con el combate de la corrupción y la “cero tolerancia” cumpliendo con los requisitos que la ley les impone y no buscar recovecos, muchas veces vía la entrega de sobornos, para conseguir prebendas y dispensas de la autoridad municipal.
“Esto se tiene que hacer al interior del Ayuntamiento, pero también nosotros somos responsables de no solicitar algún tipo de prebenda o sugerir el clásico ‘moche’ para que se agilice un procedimiento; todo trámite, con cualquier instancia de gobierno, tiene estar basado en la legalidad, con ciudadanos responsables que no sean copartícipes de la corrupción”, apuntó.
El representante del sector gastronómico dijo que los actos de corrupción  tienen un costo importante en la apertura de un negocio y su sobrevivencia que no tiene razón de ser, por lo que reiteró el respaldo de la Canirac a la política “cero tolerancia” , la cual, insistió, tiene que tener resultados medibles.

"También nosotros somos responsables de no solicitar algún tipo de prebenda o sugerir el clásico ‘moche’ para que se agilice un procedimiento; todo trámite tiene estar basado en la legalidad”. Ángel Adame Jiménez, vicepresidente de la Canirac

 

Por: Antonieta Sánchez / [email protected]