compartir en:

La nutrióloga Paola Enciso refirió que ahora que los niños y jóvenes estarán en casa por el periodo vacacional, es buen tiempo para que padres de familia refuercen los hábitos alimenticios en sus hijos.

La especialista de la Coordinación de Nutrición y Asistencia Alimentaria del DIF resaltó que se debe propiciar en los hogares tener alimentos frescos, como vegetales y frutas listos para comer, como zanahoria rayada, pepino, jícama, manzana, naranjas, entre otros; siempre bien lavados y desinfectados.

Enfatizó la necesidad de cuidar el consumo de productos procesados y de restringir la ingesta de pan dulce, galletas, frituras y productos lácteos, como pueden ser yogurt comercial, leches con sabor, entre otros.Indicó que otro aspecto de vital importancia es promover el consumo de agua natural, para lo cual es preciso fomentar este hábito en los niños desde muy pequeños y evitar tener en casa jugos artificiales, refrescos y aguas frescas azucaradas, con el interés de moderar el uso del azúcar.

"Una práctica sencilla para motivar el consumo de agua natural, si les es difícil tomarla a temperatura ambiente, es colocar envases en el refrigerador y así tener agua natural fresca".

Manifestó que al preparar alimentos en casa, es conveniente suprimir las preparaciones empanizadas, capeadas y fritas, ya sea con aceite o manteca, y optar por cocer los alimentos al vapor.

Afirmó que comer fuera de casa, además de generar un gasto extra, puede incitar al consumo de alimentos poco saludables como tacos, tortas, antojitos, papas fritas, y pizzas, "en cambio, proponer menús sanos y divertidos para prepararlos en el hogar durante las vacaciones es una buena oportunidad para convivir".

"Generalmente se coloca a la comida saludable o hecha en casa como parte de un castigo, que nuestros niños perciben como necesario para obtener el premio de comer fuera de casa o ingerir alimentos hipercalóricos", resaltó.

Detalló que se debe evitar emplear frases "como si te comes las verduras te daré una paleta" o "si te comes todo podrás tomar más refresco".

Expuso que vigilar la higiene y limpieza en la preparación de alimentos es una acción fundamental, así como aplicar el lavado de manos antes de comer para prevenir problemas digestivos.

"El Plato del Bien Comer es un buen modelo de alimentación, ahí se recomiendan porciones generosas de verduras y frutas en las comidas y es importante familiarizar a los niños con su consumo, ya que su ingesta representa un buen aporte de fibra, agua y micronutrientes indispensables para el óptimo crecimiento de los niños", resaltó.