El embarazo es una de las etapas en la que más cambios emocionales, psicológicos y físicos se presentan. Aunque seis mujeres de cada 10 derechohabientes del Instituto Mexicano del Seguro Social[1], tienen mayor probabilidad de presentar insuficiencia venosa crónica (várices) o esas pequeñas venas que se ramifican como “arañitas”, la cifra puede aumentar con las alteraciones hormonales y mecánicas en la gestación.
En el embarazo, el volumen sanguíneo sube gradualmente hasta en 45 por ciento en comparación al nivel previo, e incluso el peso del bebé y del útero puede impedir el retorno de la sangre a través de las venas[2].
“Si a estos factores naturales se agregan otros como sobrepeso, un historial genético propenso a desarrollar insuficiencia venosa, y largos periodos de pie o sentada, la congestión de las venas incrementa al grado de comenzar a causar hinchazón, molestias, aumento de la temperatura  e inflamación de tobillos“, explica el Dr. Guillermo Ortiz, ginecobstetra del Hospital Español, certificado y recertificado por el Consejo Mexicano de Ginecobstetricia.
Las prendas de compresión, entre ellas, las de maternidad, son un gran aliado para la mujer, ya que ejercen una fuerte presión a la altura del tobillo, disminuyendo gradualmente hacia arriba de la pierna, lo que permite reducir los molestos síntomas de hinchazón. 

Recomendaciones para aliviar tus venas
Realiza caminatas por un mínimo de 20 minutos diarios o practica natación.
Cuida tu alimentación y evita la obesidad.
Realiza movimientos de punta talón para favorecer el retorno venoso. Por ejemplo, deletreando el alfabeto con las piernas.
Utiliza calzado cómodo con un tacón de menos de 3 cm de altura.
Usa medias elásticas de baja compresión (de 15 a 20 mmHg).

Seguras
Todas las prendas de embarazo, en particular esta clase de medias, representan una inversión para las pacientes. Por esta razón, Leticia Maya, especialista en terapia de compresión, recomienda lo siguiente:

Comprar las prendas post visita al angiólogo y/o ginecólogo, con el fin de obtener la graduación de compresión y estilo adecuados. La comodidad para la mujer en esta etapa es fundamental.

Lavarla diario a mano con agua fría y jabón de tocador neutro.

Secarla a la sombra en una superficie plana con una toalla que la cubra por completo.

Tips para colocarla:
Siéntate en la orilla de tu cama o en un lugar donde te sientas cómoda.

Da vuelta a la prenda y procura dejar un capuchón en la punta de los pies.

Introduce un pie en uno de estos capuchones y desliza la prenda hasta el tobillo, usando los dedos índices.

Evita hacerla “rollito” porque causa que la prenda se apriete, lo que incluso podría provocar dislocación de un dedo.

Referencias
[1] Información disponible en: http://www.imss.gob.mx/prensa/archivo/201306/094
2 Información y características disponible en: http://mexico.jobst.com/salud-de-las-piernas/embarazo.html

 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...