compartir en:

La mejor defensa ante cualquier evento natural, como es el caso de un sismo, es contar con información de fuentes confiables y estar preparados para actuar en el momento, dijo la investigadora y jefa del Departamento de Geología de la Universidad de Sonora (Unison), Silvia Martínez Retama.
Reiteró que los sismos, como los ocurridos el 7 y el 19 de septiembre en el centro y sureste del país, no se pueden predecir.

La académica de la Unison manifestò que "sólo nos queda prepararnos para actuar durante y después de la emergencia".

Explicó que México tiene zonas altamente sísmicas, pues hay una placa tectónica que se desplaza por la mayor parte del territorio mexicano y sus movimientos son los que producen los sismos, que pueden ser fuertes o leves.

Asimismo, destacó, la Ciudad de México tiene una clasificación de suelos blandos, intermedios y duros y un sismo afecta las zonas donde el suelo es más plano.

La intensidad del sismo provoca daños dependiendo de la densidad de población y de la calidad de las edificaciones, apuntó.

Martínez Retama dijo que los sismos se producen al liberarse energía acumulada en la ubicación de las placas tectónicas y se puede manifestar en un sòlo movimiento fuerte o varios leves, que en este caso, han sido las réplicas.

"La magnitud de un sismo se puede medir por la cantidad de energía que libera el movimiento de placas y la intensidad depende de la amplitud de la onda que registran los sismógrafos", apuntò.

Añadió que en el caso de los dos sismos recientes en el centro y sur de México, la diferencia fue la distancia del epicentro que en el primero, de 8.2 grados, estuvo a más de 700 kilómetros de la capital del país y el segundo, de 7.1 grados, a sólo 400 kilómetros.

La especialista comentó que Sonora tiene zonas de alta sismicidad y se ubican en los municipios de Puerto Peñasco, Sonoyta y San Luis Río Colorado, al noroeste del estado, además de la zona costera, debido a la presencia y actividad de la Falla de San Andrés y el sistema de fallas del Golfo.

"Aunque es una zona altamente sísmica, hace mucho que no se ha registrado ningún evento de gran magnitud, pero no se puede saber si ocurrirá ni cuándo; Hermosillo no está ajeno a sentir este tipo de movimientos", advirtió.

Por ello, destacó la importancia de no hacer caso de las informaciones que se manejan por las redes sociales y recomendó buscar información de fuentes confiables de estos acontecimientos, además de prepararse para enfrentar dichos fenómenos naturales.