compartir en:

Morelos.- Han pasado siete días desde el sismo del 19 de septiembre y algunos pueblos lejanos y pobres de Morelos, como Texcala, ubicado a 73 kilómetros de distancia de Cuernavaca, la capital del estado, apenas empezaron a recibir ayuda de la población civil y fundaciones.

“Es la primera vez que nos apoyaron un poco porque como son localidades lejanas, está un poco complicado para llegar aquí, pues gracias, nos están apoyando con algo”, dijo Víctor Alfonso, residente de Texcala.

La localidad de Texcala, la cual tiene menos de mil 500 habitantes, está situada en el Municipio de Yecapixtla, en el estado de Morelos.

Sin embargo, la ayuda a los pequeños poblados de este municipio no ha sido tan rápida y accesible como en otros que también fueron afectados por el sismo, debido a que se ubican en la zona alta del estado, aproximadamente a dos mil metros de altitud.

Apenas el pasado fin de semana empezó a llegar la ayuda con caravanas de víveres colectados y manos para levantar escombros, de ciudadanos que se trasladaron desde la ciudad de México y el Estado de México.

“Les agradecemos, aunque no estoy aquí presente con mi familia, me siento feliz de verlos bien, de que nos hayan apoyados, si se puede, vamos México”, resaltó Laura Patricia Flores, residente de Texcala.

El apoyo ciudadano que llegó el fin de semana se ha hecho de diversas formas: A través de un centro de acopio, en donde voluntarios de otras poblados lo distribuyen a la población; o de mano en mano, para garantizar que la ayuda llegue a quienes lo necesitan.

Edgar Iván Bárcenas Pacheco, voluntario residente de Oaxtepec, Morelos, afirmó que es “totalmente voluntario estamos aquí por corazón y por sacar adelante a este poblado que hasta donde sabemos no había recibido ningún tipo de ayuda”.

Rosalba, residente de Texcala, comentó que “hasta casas de block se partieron, no están totalmente tiradas pero se hicieron grietas”. De hecho, la iglesia está bien afectada, está por caerse”.

En Texcala, el sismo del 19 de septiembre pasado, de 7.1 grados, no dejó grandes zonas de derrumbes, pero se observa un buen número de casas y algunas calles con daños severos y con peligro de colapsar. Es visible la necesidad de apoyo continuo, no sólo por el desastre que dejó el sismo.    

Con información de Notimex