Un grupo de 35 niños recibe sus clases en las instalaciones del bar "Coco Bongo", luego de que su escuela resultó dañada por el sismo del pasado 7 de septiembre, en Juchitán, Oaxaca.

Pese a que el bar que opera por las noches y en el día sirve de escuela también sufrió daños en la mitad de sus instalaciones, facilita su mobiliario para ser utilizado por los menores como pupitres.

Los menores cursan del primero hasta el sexto año de nivel primaria y arriban al "Coco Bongo" cada día a partir de las 8:00 horas para tomar clases de Matemáticas, Español, Química, Ciencias Naturales, Dibujo, Arte y Zapoteco, gracias a que Delmi Roseli Trejo Paz y Carlos Antonio López Antonio, los dueños del establecimiento, prestan sus instalaciones.

Maestros en retiro y otros que son clientes del lugar reciben un apoyo de 10 pesos por niño a la semana, por otorgar las clases.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...