compartir en:

El comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, rechazó que el traslado de Joaquín “El Chapo” Guzmán del penal de máxima seguridad del Altiplano  en el Estado de México al Centro Federal de Reinserción Social (Cefereso) número 9 de Ciudad Juárez, se deba al temor de las autoridades por un nuevo intento de fuga por fallas en los sistemas de seguridad del inmueble o por la inminente extradición a los Estados Unidos del capo sinaloense.

Sales Heredia dijo que por el contrario, en busca de construir un sistema penitenciario insertado en la modernidad, es que se han remodelado diversos penales como el  de Ciudad Juárez, y se han movilizado de septiembre de 2015 a la fecha a más de siete mil 400 internos de distintos Ceferesos, para evitar hacinamiento, disminuir sobrepoblación, y para evitar riesgos de toda índole.

Sostuvo que estas medidas como su modernización y rotación de internos, son parte de la nueva estrategia para lograr un buen sistema penitenciario.

Renato Sales Heredia dijo que para definir el lugar al que se le trasladaría a Guzmán Loera se hizo una evaluación de riesgos y un análisis comparativo entre las distintas estancias carcelarias, entre los distintos Ceferesos, para determinar cuál es el que resultaría procedente para un traslado de esta índole.

Fue el organismo desconcentrado de la Comisión Nacional de Seguridad, el Servicio de Protección Federal, el encargado de hacer este análisis de cuál de las diferentes estancias penitenciarias podía servir para este traslado.